Edición Impresa
Sábado 04 de Octubre de 2014

Romano: "La baja del mercado está muy centrada en la oferta"

(Por Patricia Martino / La Capital). _ El economista señaló que fue una decisión "claramente negativa" retener la cosecha y aconsejó "esperar a algún rebote" para venderla.

"Hasta que no esté la mitad de la superficie trillada en Estados Unidos el mercado va a seguir para abajo. En un mes más, cuando esté más definida la cosecha norteamericana, es posible que encontremos algún nivel de piso. Se hace difícil saber hasta qué punto van a caer los valores, pero los niveles en los que estamos ahora parecen exagerados a la baja, porque está demasiado centrado en la oferta", indicó el analista de mercado Dante Romano. El economista recomendó al productor que no vendió soja hasta este momento "tratar de esperar a que haya algún rebote", aunque recordó que "el precio de la soja disponible hoy está 27 dólares por encima de la soja de mayo del año que viene y eso es una invitación a vender".

Hay un nuevo margen de precios que encuentra al productor argentino con un alto nivel de soja de la última campaña sin vender. Romano explicó que las razones por la cual viene pasando esta situación tienen que ver "con las dificultades que tiene el productor para colocarse en algún flujo de fondo que esté en dólares, porque los costos de producción están en esa moneda", aunque consideró que "con el diario de hoy claramente fue negativo retener mercadería hasta este momento".

"La cuestión es que al productor lo agarra con casi la mitad de su cosecha sin vender, con una baja realmente impresionante. Se pasó de niveles de los 320 dólares en el momento de la trilla a los 260 y el mercado está con una tendencia bajista en donde se hace difícil forjar pisos. La cosecha norteamericana, además de tener un área sorprendentemente grande, cuenta con un clima espectacular. Está arrancando la trilla y esto genera presión, los rindes que se van reportando, si bien son incipientes porque estamos en un 6 por ciento, son buenísimos y más altos de los esperados. Todo hace pensar que la cosecha va a ser más grande de lo que se dice", detalló Romano en la previa a la presentación de la nueva maestría en agronegocios que pondrá en marcha la Universidad Austral en 2015.

El analista indicó que, como si fuera poco, no solamente la soja bajó de precios sino que también lo hizo el maíz. "Cuando uno compara los márgenes para los cultivos del año que viene, lo que termina pasando es que el maíz da peor que la soja, con lo cual en Brasil y Argentina se está viendo que se achica el área de maíz. La superficie que no se siembra con maíz una parte pasa a soja con lo cual sigue creciendo la oferta de soja en el mundo en Sudamérica. En Estados Unidos están viendo qué podría pasar con la compaña 2015/16 y con esta relación de precios entre la soja y el maíz el productor norteamericano podría volver a incrementar el área de soja. Por esto el mercado está inmerso en una vorágine negativa donde los fondos especulativos, con toda esta información y centrados en el análisis de la oferta, siguen empujando los precios para abajo", señaló el profesor de la Universidad Austral. También subrayó: "Tenemos que tener presente que como dice el dicho, las raíces de los árboles nunca llegan al infierno".

Margen alto. Pero, ¿qué nivel de precios se puede prever para este año? Romano estimó que hasta que no esté la mitad de la superficie trillada en Estados Unidos, el mercado va a seguir para abajo, aunque advierte sobre un cambio de tendencia si se dan determinadas condiciones.

"Cuando uno observa la relación entre los productos que se generan a partir de soja y maíz y el precio de las materias primas, el margen que están teniendo los procesadores es muy alto, con lo cual en algún momento lo que va a pasar es que esto se va a notar en mayor consumo", dijo.

Lo que pasa es que lo que hay arriba de la mesa es la oferta, y el consumo es una promesa. "Hasta diciembre-enero posiblemente no veamos algo en ese sentido, aunque en un mes más, cuando esté más definida la cosecha norteamericana, es posible que encontremos algún nivel de piso". agregó. Se hace difícil saber hasta qué nivel van a caer los valores pero los niveles actuales " parecen exagerados a la baja, porque está demasiado centrado en la oferta", dijo. La recomendación sería " tratar de esperar a que haya algún rebote", sugirió el economista.

Otro de los temas que hoy también siguen de muy de cerca los productores agropecuarios es la posibilidad de una nueva devaluación que pueda neutralizar la baja del precio de la soja. "Si viniera un reacomodamiento, lo que terminaría pasando es que la baja de precios por tonelada en parte se podría ver licuada por una devaluación, pero es muy difícil saber en qué momento se va a producir y cuán fuerte va a ser. Lo que es claro es que si tenemos un tipo de cambio oficial a 8,40 y uno paralelo a 15 pesos, hay un 80 por ciento de brecha claramente excesivo, y en algún momento tendremos que ver alguna corrección", señaló.

Con el diario del lunes. Romano evaluó el comportamiento de los hombres de campo y aseguró que la enseñanza que deja retener soja vieja “es que no significa guardar poder de compra en dólares, porque uno sigue con el riesgo precio de soja”.
  “En aquel momento, en plena cosecha, con valores en 310 ó  320 dólares, si los productores hubiesen vendido y recurrido a la compra de dólares a través del mercado de capitales, a través del dólar Bolsa, por ejemplo, podrían haber comprado dólar a alrededor de los 9 ó 10 pesos y hoy venderlo a 15. Lo que está pasando también es que desde el punto de vista del productor hay un poco de desconocimiento de las herramientas financieras. por eso es importante dedicarle a estas cuestiones. Hay que ir profesionalizándose, lo concreto es que las variables se han puesto muy volátiles. No hay precedente, era una situación inesperada pero los mercados tienen estas cosas”, remató el especialista para trazar un diagnóstico de lo que hubiese ocurrido y de lo que se viene.

Campaña 2014/15. Sobre las perspectivas para la nueva campaña, dijo que “los números de márgenes brutos que se están haciendo para el año que viene realmente son una película de terror”. En ese sentido, explicó que el maíz ya no cierra ni en campos propios y mucho menos si estos campos están alejados más de 150 km de los puertos. “La situación es muy complicada”, advirtió.
  En tanto, Romano precisó que la soja en campos propios “más o menos cierra” pero en los campos alquilados, que son el 70% del área sembrada, con estos niveles de precios no es rentable. “Necesitaríamos una soja en por lo menos 270 ó 280 dólares por tonelada”, detalló.
  Ante este escenario, el analista mencionó que la reacción de parte de los productores es como tuvieron años fabulosos en donde los rendimientos fueron buenos y los precios acompañaron, esta campaña aceptarían que les toque perder. Sin embargo, Romano advierte que “falta mucha agua bajo el puente y hay que ver si Sudamérica siembra la cosecha que va a sembrar, cómo transcurre el clima, qué pasa en Estados Unidos y qué pasa con la demanda”.
  “Hay muchos elementos por ver como para ponerle un cierre a esos niveles de precios. La expectativa también está en que los costos de producción se ajusten a la baja, es una tendencia que se viene observando en los últimos años y que se supone que se va acentuar con el nivel de precios que estamos teniendo y esto permitiría reacomodar todo en el campo”, consideró.
  A modo de síntesis, Romano estimó que los precios de maíz de la cosecha nueva se pueden acercar a los 140 ó 150 dólares y de soja a los 260 ó 270 dólares “como para tener una revancha inicial, después todo va a depender mucho de la reacción productiva del año próximo”.
  “Tenemos que ver si la relación de precio entre maíz y soja se normaliza, si eso ocurriera deberíamos ver una caída del área de soja y una recuperación de la de maíz. La cuestión es si esto va a ocurrir con los dos precios hacía abajo o bien con maíz subiendo y la soja subiendo menos que el maíz. No tenemos que dejar de perder de vista que hay una demanda genuina de los países emergentes que sigue estando presente y que en algún momento va a pasar factura; estos niveles de precios no permitirían mantener los niveles de producción a los cuales hemos llegado. Una campaña todavía el productor sigue apostando, pero si esto se mantiene en el mediano plazo, lo que va a pasar es que la oferta va a bajar y el mundo esa mercadería la necesita. En algún momento los precios van a volver a equilibrar esa ecuación”, detalló Romano.

Comentarios