El Mundo
Jueves 08 de Septiembre de 2016

Roma, un desafío demasiado grande para la nueva alcalde

Hace sólo 3 meses Virginia Raggi tomó el mando de la capital italiana. Ahora renunciaron 5 dirigentes de su gabinete

Roma vuelve a la normalidad tras las vacaciones: la basura se vuelve a acumular y el tráfico caótico vuelve a sacar de quicio a romanos y turistas. Los ciudadanos también están acostumbrados a las crisis políticas. Sin embargo, lo que está pasando en estos momentos en el gobierno municipal tiene posibilidades de convertirse en un escándalo de repercusiones nacionales. No han pasado ni tres meses desde la abrumadora victoria de la alcaldesa, Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), pero ya enfrenta a una fuerte crisis, con cinco renuncias en su gabinete.

A fines de la semana pasada, el caos romano desembocó en la dimisión de cinco de sus colaboradores más importantes: el consejero financiero, la jefa de su gabinete, dos gerentes de alto nivel del consorcio de transporte público Atac y el jefe de la empresa municipal de basura, Ama. Además, la responsable de medio ambiente, Paola Muraro, será investigada por prevaricación.

Una situación muy embarazosa para la joven política de 38 años del M5E, que prometió sacar de la crisis a Roma, una ciudad muy endeudada tras años de mala gestión y escándalos relacionados con la mafia. En una entrevista, admitió el "contratiempo", pero enfatizó que las dimisiones harían al gobierno municipal más fuerte.

Sin embargo, el caos en Roma no da una buena imagen del Cinco Estrellas que fundó el cómico Beppe Grillo y que pretende establecerse a nivel nacional como alternativa al Partido Democrático del primer ministro Matteo Renzi.

El movimiento de protesta de Grillo, crítico de la Unión Europea, está igualado en las encuestas con los socialdemócratas de Renzi. Si el partido fracasa en la capital, se podría producir una baja de su popularidad en todo el país.

"Sin duda, las dimisiones son un duro golpe para el Movimiento Cinco Estrellas", afirma Francesco Galietti, del laboratorio de ideas políticas Policy Sonar.

Al jefe del gobierno, Renzi, este caos lo puede beneficiar, puesto que él mismo no sale bien parado de las encuestas. En octubre se celebrará un referéndum sobre la reforma de la Constitución impulsada por Renzi. Los malos resultados en las encuestas son muy preocupantes para él, así que el fracaso de la oposición le viene como agua del cielo.

Una teoría conspirativa sobre las elecciones en Roma sostenía que Renzi no apoyó deliberadamente al candidato de su partido para que el Movimiento Cinco Estrellas pasara a gobernar la capital, considerada como ingobernable, y fracasara en el intento, tal como está ocurriendo.

Renzi hasta ahora no se ha metido en la disputa. Sólo llama al M5E a que gobierne Roma "si es capaz de hacerlo".

El analista político Galietti considera que la crisis del movimiento de protesta de Beppe Grillo no beneficia necesariamente a Renzi, puesto que no está claro por quién se van a decantar los votantes como alternativa al partido de Raggi, si es que lo descartan en el referendo constitucional.

La alcaldesa de Roma sigue siendo optimista, no cree que un fracaso en la capital dañe la imagen del partido a nivel nacional. "Al contrario, hay gente que tiene miedo de que lo hagamos bien en Roma y después gobernemos Italia. Nos tienen miedo", señala la joven abogada. Pero no es el razonamiento general, que ve un daño o efecto contagio a nivel nacional con una mala gestión en Roma, porque es la primera prueba de gobierno importante del M5E.

Comentarios