El Mundo
Domingo 19 de Junio de 2016

Roma, Turín, Milán y 120 municipios definen el rumbo de la política italiana

Hoy se elegirán los alcaldes de estos municipios. La capital italiana sería para el Movimiento 5 Estrellas, de Beppe Grillo.

El Movimiento 5 Estrellas (M5E) del cómico Beppe Grillo podría conseguir hoy un importante logro si gana los municipios de Roma, Milán y Turín en la segunda vuelta de las elecciones municipales que se celebran en Italia, consideradas un importante test para el primer ministro, Mateo Renzi. Habrá en juego municipios, pero destacan la capital italiana y Turín por su peso en la escena nacional italiana.

   La candidata del M5E en Roma, la joven Virginia Raggi, es la clara favorita. Logró más del 35 por ciento de los votos en la primera ronda hace dos semanas. Esta joven abogada de 37 años se enfrenta a Roberto Giachetti, de 55 años, el candidato del gobernante Partido Democrático (PD) de Matteo Renzi, que obtuvo un 25 por ciento en la votación anterior. De ser elegida Raggi se convertiría en la primera mujer en la alcaldía de Roma. Si bien Raggi augura que su eventual triunfo hoy en Roma sería una derrota a nivel nacional para el PD del primer ministro Matteo Renzi, lo cierto es que ni el premier italiano ni el fundador y líder del M5E, Beppe Grillo, se han mostrado activos en la campaña en los últimos días.

    Renzi, de gira en Rusia, sólo habló de las elecciones horas después de la derrota del 5 de junio, cuando anunció que "absolutamente no" renunciará si el PD pierde Roma y Milán, y luego cuando aseguró que la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 2024 está en riesgo si hoy se da un triunfo del M5E en Roma. Grillo, en tanto, no participó del cierre del campaña que el M5S hizo la noche del viernes en Ostia, y donde sí se hicieron presentes las espadas legislativas más importantes del movimiento creado por el humorista.

Renzi no tuvo una buena relación con el anterior alcalde de Roma, Ignazio Marino, que debió renunciar a fines de 2015 por un escándalo de malversación de fondos. La desilusión cundió entre los romanos con el hundimiento de Marino, quien era visto como un renovador de la política romana.

Corrupción y cansancio. Muchos electores esperan ahora un cambio en Roma, y Raggi ha prometido afrontar los problemas más urgentes de los romanos en su vida cotidiana, como arreglar los baches y mejorar el transporte público. Pero la capital italiana sufre una serie de problemas, desde una enorme deuda hasta el caos de tráfico diario, sin olvidar la suciedad y contaminación y pasando por la corrupción en la administración, que hacen que desde hace mucho que considere ingobernable. El escándalo llamado "Mafia capital" estalló en diciembre de 20145 y llevó a prisión a más de 50 personas, entr ellas muchos empresarios y funcionarios. Puso en evidencia una red de corrupción criminal que se cebaba del dinero público de la capital italiana. Tanto Marino como el anterior alcalde, el derechista Gianni Alemano, están acusados.

   También el M5E podría hacerse con la ciudad de Turín, donde la empresaria Chiara Appendino se enfrenta al alcalde actual y candidato del PD, el veterano Piero Fassino. Fassino esperaba imponerse en primera vuelta con más del 50 por ciento, pero sólo logró el 41,8 por ciento, lo que lo obliga a enfrentarse a Appendino, de 31 años, que se hizo con el 31 por ciento hace dos semanas y que desde entonces no ha dejado de luchar por lograr más votos.

Casi 9 millones de votos. En total, casi nueve millones de italianos están llamados a las urnas en 126 municipios y seis grandes ciudades: Milán, Nápoles, Bolonia y Trieste, además de Roma y Turín. Los locales electorales abrirán a las 7 de la mañana y cerrarán a las 23 horas (de 2 a 18 de Argentina). La cita electoral es considerada un importante test para el primer ministro, Mateo Renzi, que sin embargo ha intentado reducir su importancia al señalar que sólo es representativa a nivel local y no nacional. En la primera vuelta la participación fue de sólo el 62,1 por ciento y los analistas hablaron de una "ola antipolítica" en el país, destacando que los comicios se verían marcados por el voto de protesta y la falta de interés.

Milán y Bolonia. En Milán el candidato de Renzi, Giuseppe Sala, responsable de la organización de la exposición internacional del año pasado en la ciudad, se enfrentará a Stefano Parisi, del centroderecha. También en Bolonia el candidato de Renzi se enfrenta a una candidata del centroderecha. Una derrota en esas ciudades supondría una fuerte golpe para el jefe de gobierno. Sin embargo el verdadero test para Renzi tendrá lugar en octubre cuando los ciudadanos decidirán en un referéndum constitucional sobre las ambiciosas reformas que impulsó el primer ministro. Entonces se definirá su futuro político.

Comentarios