la_region
Miércoles 02 de Noviembre de 2016

Roldán: reprimieron la protesta del Sindicato de Recolectores

El municipio radicó a su vez una denuncia por "amedrentamiento" contra el gremio. El conflicto es por el encuadre de trabajadores.

La Municipalidad de Roldán radicó ayer una nueva denuncia por "amedrentamiento" tras los episodios de violencia ocurridos a primera hora de ayer en el obrador de barrio América entre efectivos de la policía santafesina y miembros del Sindicato de Recolectores, los cuales dejaron como saldo, según indicó el gremialista Marcelo Pipi Andrada, cuatro heridos de balas de goma.

"Esto de que un camión de recolección de residuos deba cumplir su tarea con un móvil policial custodiándolo, pasa sólo en Argentina", expresó a su vez a La Capital el intendente de Roldán, José Pedretti, sobre los incidentes.

El mandatario roldanense dijo que la situación es una consecuencia de la decisión del gobierno local de municipalizar el servicio y asimilar a los empleados del sector, que antes trabajaban para el concesionario privado del servicio, al régimen y al convenio de trabajadores municipales.

La recolección de residuos estaba a cargo de la empresa Resicom. "El Sindicato de Recolectores pretende que nosotros tomemos a los empleados dentro de ese gremio, pero no podemos hacerlo", aseguró Pedretti.

El intendente destacó que "los convenios colectivos, son diferentes entre un gremio empresarial y uno que responde a empleados municipales. Nosotros hoy tenemos a todos nuestros empleados en el Sitram (Municipales) y allí nos vamos a mantener".

En declaraciones a la prensa, Pedretti señaló que "las agresiones partieron de los empleados del gremio, que empezaron a tirar piedras y pegarle patadas al camión de la recolección cuando intentaba salir a hacer el recorrido".

Al igual que el lunes, ayer desde las 5 hubo presencia policial frente a la dependencia municipal, pero los manifestantes comenzaron a agredir a los agentes, aseveró.

Pedretti calificó luego como una "avivada" la actitud del Sindicato de Recolectores para conseguir más afiliados. "Es una maniobra que ya sabemos que han practicado sin éxito en muchas localidades de los alrededores de Rosario", expresó luego el mandatario roldanense.

Las voces sindicales. Por su parte, Andrada, el dirigente de los recolectores consideró a La Capital que "el intendente de Roldán no entiende que sólo queremos el cumplimiento del convenio. Fuimos reprimidos con balas de goma y cuatro compañeros debieron ser llevados al hospital", denunció.

El gremialista señaló luego que el cambio al que se obliga a los trabajadores les disminuye notablemente loas ingresos "ya que los recolectores cuentan con un mejor convenio" que el municipal, y ratificó la decisión de asistir hoy a una audiencia de partes en el Ministerio de Trabajo.

A su vez, a través de un comunicado, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales expresó que "estos conflictos no deben solucionarse con represión; pero también ratificamos el derecho de los sindicatos municipales a realizar con libertad y sin presiones y amenazas su labor a lo largo y ancho del territorio provincial".

Y señalan luego: "Descreemos también de un modelo sindical ligado a un estilo patoteril y ratificamos el rol del Estado en estas prestaciones y el protagonismo de los trabajadores municipales en la implementación de las políticas públicas".

Comentarios