Edición Impresa
Sábado 24 de Noviembre de 2012

Rolando García, el científico que resistió a la "Noche de los Bastones Largos"

Fue impulsor de la creación del Conicet y uno de los promotores de la compra de la primera computadora de la Argentina. Falleció el 15 de noviembre

De la mano de Rolando García llegó a la Argentina "Clementina", la primera computadora que adquirió no sólo el país sino Sudamérica. Fue en 1960, apenas dos años después de que se creara el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), de quien fue miembro fundador y su primer vicepresidente. Fue uno de los protagonistas de la llamada "Epoca de oro" universitaria, que vio su fin con la dictadura de Onganía y en la "Noche de los bastones largos". Perseguido, debió emigrar del país. El jueves 15 de noviembre, a los 93 años, falleció en la ciudad de México, donde residía desde 1980. Un hombre excepcional de la ciencia.

García fue decano de la Facultad de Ciencias Exactas (UBA) entre 1957 y 1966, e impulsor de la creación del Conicet. Fue investigador en temas atmosféricos, profesor emérito de la UBA, epistemólogo discípulo de Jean Piaget y académico de la Universidad Autónoma de México.

"Clementina". Junto al científico argentino Manuel Sadosky, y como decano, impulsó que el Conicet comprara la primera computadora de Sudamérica, "Clementina", y que se dictara la primera carrera universitaria de computación en América del Sur. Según se refleja en distintas reseñas que recorren su vida y obra, el enorme tamaño de esta primera computadora obligó a construir el edificio del Instituto del Cálculo en la Universidad Tecnológica Nacional.

Y como dato curioso, Sadosky reveló en una entrevista que "se llamó «Clementina» porque modulando un pitillo que emitía la máquina se escuchaba Clementine, una canción inglesa muy popular". "Después —contó este investigador— nosotros hacíamos que se modularan tangos también. Pero le quedó el nombre".

Noche trágica.A Rolando García se lo recuerda sobre todo porque fue gestor y protagonista principal de la época gloriosa de la Universidad de Buenos Aires. Etapa que tuvo un final abrupto con la "Noche de los bastones largos", en julio de 1966, cuando estudiantes y autoridades universitarias fueron reprimidos y desalojados de las casas de estudio, hechos plasmados en imágenes de detenidos con los brazos detrás de la cabeza saliendo de la Manzana de las Luces, donde funcionaban las facultades de Exactas y Arquitectura.

En los días posteriores a la intervención dictatorial, que vulneró la autonomía universitaria, García lideró la renuncia del 75 por ciento de los docentes de la Facultad, como protesta para revertir el intervencionismo impulsado por la dictadura de Juan Carlos Onganía.

"Aquel episodio suele presentarse como una crónica policial, pero no fue sólo eso —recordaba García en una entrevista y en relación a la «Noche de los bastones largos»— . Es una simplificación equivocada pensar que durante aquella oportunidad había un grupo de policías que quería romper cabezas. No. Eran los policías que, instigados por civiles e incluso por universitarios, intentaron —y lograron— romper el escenario".

Primer nivel.Como decano transformó la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA entre 1957 y 1966, colocándola en un primer nivel internacional y poniéndola al servicio del desarrollo del país.

En el proceso de reorganización de la UBA de 1957, mediante la aprobación de un nuevo estatuto universitario, impulsó la organización de departamentos y la investigación, junto al grupo que apoyó a Risieri Frondizi como rector de la Universidad.

Departamentos. Como decano de la Facultad, García promovió la creación de la Ciudad Universitaria, del Instituto de Investigaciones Bioquímicas —con el liderazgo de Luis Federico Leloir— y del Departamento de Industrias de la Universidad.

Generó una facultad departamentalizada, sin cátedras, con los primeros cargos de dedicación exclusiva del país; apoyó el dictado de un curso de ingreso con el aporte brindado mediante la creación del Departamento de Televisión Educativa e impulsó la creación del Instituto de Investigaciones Tecnológicas de la UBA junto con Ingeniería.

Para seguir trabajando debió emigrar y se instaló en el Instituto de Epistemología Genética de la Universidad de Ginebra, Suiza, donde trabajó en colaboración con Jean Piaget en el campo de la epistemología genética, trabajando luego en la fundamentación metodológica, teórica y epistemológica de la investigación interdisciplinaria aplicada a sistemas complejos.

Maestro.Rolando García nació el 20 de febrero de 1919 en Azul, provincia de Buenos Aires; se recibió de maestro normal nacional en 1936 y de profesor normal en ciencias en la Escuela Normal de Profesores, luego Mariano Acosta.

Obtuvo una maestría en meteorología en la Universidad de California, en Los Angeles, en 1948 y un doctorado sobre el "Movimiento atmosférico en condiciones estacionarias", en 1953.

De vuelta a la Argentina, el investigador trabajó en la organización de la Universidad Nacional del Sur y del Servicio Meteorológico Nacional. Regresó al país a principios de la década de 1970, pero debió emigrar nuevamente en 1974 luego de sufrir amenazas. En 1980 se instaló en México, donde trabajó como docente e investigador y lideró el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (Ceiich) de la Universidad Autónoma de México (Unam), hasta sus últimos días.

Con Cristina.En mayo de 2011, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió a Rolando García, en su despacho de Casa de Gobierno, a donde el científico llegó acompañado de su esposa, la reconocida investigadora argentina —también radicada en México— Emilia Ferreiro. Allí la presidenta lo reconoció además de hombre de la ciencia, como un defensor de la universidad pública.

Dos años antes (en 2009), "su" Facultad de Ciencias Exactas (UBA) lo homenajeó al cumplir 90 años con el mejor gesto: nombrando "Rolando García" al Pabellón I de Ciudad Universitaria, y reuniendo el testimonio de protagonistas trascendentes de la ciencia nacional acerca del legado del ex decano.

"Nuevos posibles"

“...La historia de una institución es, en buena parte, la historia de quienes la han conformado”.

“La habituación a lo inaceptable me parece uno de los problemas más graves que han permeado a todos los sectores y a todos los niveles de la institución universitaria”.

“...«La construcción de nuevos posibles» fue la idea que nos llevó a concebir el proyecto de universidad que hoy recibe, en retrospectiva, comentarios tan positivos y que, sin embargo, tuvo que enfrentar pronósticos desalentadores y tropezó con dificultades que en muchas ocasiones parecían insalvables”.

“...Mucho más importante que contar quién hizo la cosa es empezar a analizar por qué o para qué se hizo lo que se hizo”.

Recomendada de Educ.ar

En el portal del Ministerio de Educación de la Nación Educ.ar (www.educ.ar) se publica la nota “Rolando García: un orgullo de la ciencia y la educación argentina”, escrita por Alejo Prudkin. Recomendada para leer y conocer más sobre la vida y legado del científico.

 

Fuentes: Télam, Conicet, Servicio de Información Científica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (UBA), Prensa Argentina, Agepeba (agencia periodística de la Universdad de la Plata) y portal Educ.ar

Comentarios