Edición Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2009

Rody Bertol: un canal de expresión y conocimiento

Actor y docente de la ciudad, Rody Bertol es vicerrector de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres de Rosario, institución sede del encuentro escolar de obras. En diálogo con La Capital, el artista local rescata al teatro como espacio para que los adolescentes se expresen y construyan desde allí conocimiento.

“Fue la primera vez que hicimos esta actividad en nuestro edificio, y quedamos muy contentos con la participación, la cantidad de chicos que vinieron y el contacto que pudo tomar la Escuela de Teatro con los elencos de los colegios secundarios”, rescata Bertol. Para el director, en las escuelas medias “hay una actividad muy grande, subyacente y a la que hay que darle espacio”.

Otras disciplinas artísticas, como la pintura o la música, tiene su espacio ganado en las escuelas. ¿Qué aportaría el teatro en la enseñanza?

El teatro es una disciplina que, por las características de su lenguaje, permite a los adolescentes encontrar un canal de expresión y de conocimiento. Creo que es una materia que tendría que estar, por lo menos, en en el colegio secundario. Porque tiene que ver con el cuerpo, con la expresión, con la identidad, la cuestión de corporizar un personaje, la resolución de conflicto, el aprendizaje de la metáfora, la invención de un sujeto. Por todas estas razones vemos que tendría que ser una materia en el nivel medio.

¿En forma curricular o extracurricular?

Dejando a las posibilidades de cada escuela, que pueda ser una materia curricular con la libertad que tiene que tener una expresión artística. Adquiere otros parámetros de evaluación distintos a los de física o química. La propuesta nuestra es tratar de que en algún momento podamos contar en Santa Fe con la materia teatro, sea como sea.

¿La idea sería pensar el teatro en la escuela más allá de un acto escolar?

Muchas instituciones reducen el teatro al acto escolar. Algunos por falta de posibilidades, porque no hay horas cátedra, a veces la cooperadora tiene necesidades más imperiosas, como arreglar un techo que pagarle a un docente de teatro. Pero por otro lado, también por desconocimiento. Y allí tratamos de apuntalar y difundir al teatro en los adolescentes. No habría que reducirlo sólo a un acto a un taller en horario que no pueda ir nadie, donde se lo margina mucho.

Comentarios