Bancarios
Sábado 15 de Octubre de 2016

Roces gremiales: Schmid hizo un guiño a Moyano, pero criticó a Palazzo y Yasky

Tras el acuerdo de la CGT con el gobierno, hubo críticas. Uno de los jefes de la central obrera los acusó de "hacerle el juego al enemigo".

Tras el acuerdo entre la Confederación General del Trabajo (CGT) y el gobierno nacional para desactivar el paro nacional, la discusión dentro del sindicalismo está al rojo vivo. Juan Carlos Schmid, uno de los tres jefes cegetistas, buscó ayer aplacar la furia del gremio de Camioneros al asegurar que "no se va a ir" de la central obrera. Pero, en cambio, apuntó contra Sergio Palazzo (de La Bancaria) y Hugo Yasky (CTA-T), a los que les endilgó "hacerle el juego al enemigo" con sus cuestionamientos a la dirigencia sindical.

"Nuestros adversarios son los sectores económicos, los que están siempre, son los que no van a votación", advirtió Schmid, al rechazar el término de "miserable" que lanzó Yasky para descalificar el acuerdo con la Casa Rosada para el pago de un bono a fin de año y la exención de Ganancias en el medio aguinaldo.

El gobierno y la CGT acordaron la implementación en diciembre de un monto de mil pesos para jubilados de la mínima, una suma para las familias beneficiarias de la AUH y la eximición de "15 mil pesos" de ganancias en el aguinaldo a las remuneraciones brutas de hasta 55 mil pesos, además de consensuar una reunión tripartita con el sector empresarial para el próximo miércoles por el bono para trabajadores privados.

Pablo Moyano, jefe del gremio de los camioneros, tildó de "vergonzoso" el acuerdo, Schmid evitó cargar las tintas: "Pablo siempre ha tenido una personalidad, no ahora, también cuando era mucho más joven".

Al preguntársele sobre la amenaza del secretario adjunto de Camioneros de abandonar la central obrera, descartó que el poderoso sindicato del transporte concrete ese paso y afirmó: "Yo creo que Camioneros, como institución , no se va a ir de la Confederación General del Trabajo".

En cuanto al gremio de los bancarios, uno de los tres jefes de la CGT sostuvo que "están en una postura política alrededor de la doctora Cristina Fernández de Kirchner que yo particularmente no comparto; no voy a estar nunca cercano a esa posición, y eso agrega una cuota de confusión en el medio de todo esto".

Con el jefe de la CTA-T fue más duro: "Yasky ha manifestado que nosotros hemos humillado a los trabajadores con esta negociación y yo creo que no hay mayor humillación que un dirigente sindical llegue a estar al frente de una organización por una resolución del Ministerio de Trabajo", disparó en alusión a la forma en que la CTA de los Trabajadores logró el reconocimiento gremial.

MSR. Por su parte, el Movimiento Sindical Rosarino (MSR) ratificó ayer la necesidad de que se ponga fecha al paro nacional votado por el confederal de la CGT.

"La pérdida de puestos de trabajo, la inflación, la apertura indiscriminada de importaciones, las paritarias cerradas, y las crisis en los distintos sectores de la producción ameritan una urgente medida de fuerza", indicaron.

Comentarios