La ciudad
Martes 12 de Julio de 2016

Roban y causan destrozos en los pasillos, la cantina y la librería del Normal Nº1

Sucedió en la madrugada de ayer. Las autoridades llegaron por la mañana y hallaron graves daños en la escuela de Entre Ríos y San Juan.

El vandalismo provoca un enorme rechazo. Duele, hasta la indignación. Mucho más cuando se desata sobre una escuela emblemática de la ciudad como el Normal Nº1. En la madrugada de ayer, robaron y causaron graves destrozos en los pasillos, la cantina y la librería de esta céntrica institución educativa. Así, por la mañana, cuando ingresaron las autoridades observaron un escenario que despertó una tremenda angustia en toda la comunidad escolar.

"Esto fue un acto de vandalismo", resumió la rectora del Normal Nº1, Liria Puch, respecto de lo ocurrido en la tradicional escuela de Entre Ríos y San Juan.

Cuando los directivos llegaron ayer descubrieron que desconocidos habían ingresado a la escuela en la madrugada y causaron graves daños en la zona de la cantina y la librería. Además desparramaron basura en los pasillos de la planta baja y arrojaron huevos en la cantina.

"Esto pasó en la madrugada, porque hasta las 15 del día anterior hubo gente acá", apuntó la rectora a La Capital, mientras recorría los pasillos y los salones del histórico inmueble para evaluar los daños. El año pasado atacaron el jardín de infantes.

"Acá encontramos todo tirado, todo revuelto, entraron en la cantina, en la librería e intentaron prender fuego unos papelitos", describió con angustia Puch. Además, comentó que "se llevaron el dinero que había en la caja de la cantina y pintaron puertas".

En este tipo de casos, es muy difícil explicar las sensaciones para los responsables de esta escuela. "Siento mucha bronca e impotencia por la entrada, no tanto por el robo, sino por el acto en sí". Además, confió que "los que dañaron la escuela ingresaron por la puerta de calle San Juan".

La rectora dijo que los que causaron estos destrozos incluso sacaron de un freezer una salsa que estaba congelada, y que además arrojaron huevos contra el piso y la mesada de la cocina.

Hay elementos que desconciertan. Por ejemplo, no atacaron la fotocopiadora. Y otros que extrañan muchísimo como las inscripciones en el frente en otro idioma.

Por el momento, el Ministerio de Educación tomó la bandera y comunicó que llevará adelante la denuncia, Asimismo, expresó que "no descartan ninguna hipótesis".

Hasta ahora, el indicio más concreto fue aportado por un portero de un edificio vecino, que dijo haber visto "dos chicas y un chico", que salieron con bolsos de la escuela. Más allá de eso, recién arranca la etapa investigativa.

Comentarios