Policiales
Lunes 27 de Junio de 2016

Roban en una casa tras forzar una ventana

Sus moradores habían salido el sábado a la noche. Los ladrones se llevaron artículos electrónicos y algo de dinero en efectivo.

"Cuando llegué anoche me encontré con la ventana que da a la calle entreabierta. También vi que faltaban dos barrotes de la reja. Llamamos a la policía y a los cinco minutos llegaron dos policías del Comando Radioeléctrico. Entramos y vimos que los cajones de los muebles de las dos piezas estaban revueltos". Así recordó Emanuel, un muchacho de 30 años, el robo sufrido en la casa que comparte con un amigo en el barrio La Florida de donde los ladrones se llevaron una computadora portátil, un videojuego y dos mil pesos.

Emanuel y Gonzalo comparten una casa ubicada en Yrigoyen al 1100, en la zona norte de la ciudad. Son dos trabajadores y es el primer robo que sufrieron desde que fueron a vivir a La Florida.

El sábado a la noche, los dos muchachos salieron en forma separada para pasar una noche de diversión. Emanuel llegó a la 1.30 y apenas arribó se percató de que algo extraño había ocurrido cuando observó que la ventana del frente de la propiedad estaba entreabierta. Como presumió que había recibido la visita indeseada de intrusos primero se contactó con el 911 y después llamó a Gonzalo para contarle lo que había ocurrido.

Escenas. Al rato llegó un patrullero del Comando Radioeléctrico con dos efectivos que acompañaron a Emanuel a ingresar a la vivienda. "Apenas entré vi que la mayoría de las cosas estaban en las dos piezas. De mi habitación habían desaparecido una notebook y un videojuego. Estaban abiertas las puertas del placar y revueltos los cajones de la mesita de luz", comentó el joven asaltado.

La escena en la habitación de Gonzalo era idéntica. "Estaba abierto el ropero y la mesita de luz", explicó.

Luego de recorrer la casa Emanuel sintió alivio cuando se percató de que los malhechores no habían recogido ningún electrodoméstico, pero poco después se lamentó cuando advirtió que los intrusos se habían llevado los dos mil pesos que había ahorrado con Gonzalo en los últimos meses.

Luego de tranquilizarse por el quebranto económico, el dueño de casa reconstruyó con los policías cómo habían ingresado los delincuentes a la casa. "Revisamos la puerta del patio trasero y vimos que la habían pateado y estaba partida. Miramos por donde podían haber entrado y nos dimos cuenta de que habían saltado por adelante para llegar al patio", recordó la víctima.

Una vez en el interior de la propiedad los hampones continuaron con la tarea delictiva. Al parecer, con el botín en su poder, los ladrones aflojaron dos barrotes de la puerta de ingreso. Por el orificio que provocaron se marcharon sin que ningún vecino divisara sus movimientos. El atraco fue denunciado en la subcomisaría 27ª, con jurisdicción en la zona del atraco

Comentarios