Edición Impresa
Lunes 27 de Junio de 2011

River ya no es de Primera, el fútbol sí

Inédito descenso de River a la B Nacional. Empató 1 a 1 ante Belgrano en el Monumental y perdió la categoría. Hubo serios incidentes en las cercanías del estadio. Repercusiones en todo el mundo futbolístico

Descendió River. El fútbol argentino ya no es el mismo. El verdugo fue Belgrano. Pudo haber sido otro. Porque esta historia comenzó a escribirse hace algunos años. Con las malas dirigencias y la presencia de los violentos. Ratificando que un club antes de precarizarse en la cancha se degrada como institución. Algo que en Rosario se conoció. No sólo por la acción sino también por su efecto residual.

River se fue a la B Nacional. Un hecho histórico. Conmocionante para los millonarios. Conmovedor para los piratas. Porque si hubo un equipo descendido es porque hay otro que ascendió. Si hubo uno que no pudo mantener la categoría es porque hubo otro que hizo méritos para ascender. Ambos argentinos. Y esto no se resuelve en 180 minutos. Se define en mucho más tiempo. Las consecuencias no se pueden mensurar todavía. Por ahora se cuentan los heridos de los incidentes que se produjeron tras el empate en el Monumental que selló la suerte deportiva, pero no aún la institucional.

Con River también descendieron las conjeturas. Las más fáciles de parir. Las que disparan los francotiradores de la sociedad de mediocres vivos, que tratan de herir de muerte a una credibilidad que los abandonó por inescrupulosos.

River ya no es de primera. Belgrano ahora sí. El fútbol argentino será diferente. Pero seguirá vivo. Quizás más palpitante. Equitativo. Porque el resultado no es casualidad. Es causalidad. El año pasado lo entendieron All Boys y Central. Y lo seguirán aprendiendo otros más. Porque el fútbol es alegría, tristeza, emoción, dolor, bronca, paz e imprevisibilidad. Nunca muerte. Porque los clubes, más allá de donde estén, viven en su gente.

Comentarios