Ovación
Martes 14 de Junio de 2016

Río se pone a punto entre el zika y la violencia

El camino a los Juegos Olímpicos, en agosto, parece oscurecerse por el temor al contagio del virus y la alta tasa de homicidios en la Cidade Maravilhosa.

Un insecto que apenas mide 7 milímetros (el mosquito aedes aegypti) y el aumento de los homicidios en los primeros cuatro meses del año parecen oscurecer el camino hacia la 31ª edición de los Juegos Olímpicos que se llevarán a cabo en Río entre el 5 y el 21 de agosto próximo. Por un lado el temor al contagio del virus del zika. Por el otro, el miedo a la violencia estructural de una metrópolis con desigualdades como es la Río de Janeiro expuesta hasta el hartazgo en filmes como "Ciudad de Dios", "Ônibus 174" o "Tropa de elite".

Sobre finales de mayo un centenar de reconocidos científicos pidió al Comité Olímpico Internacional que cancelara o cambiara la sede de los Juegos debido a la posibilidad de contagio del virus del zika. "Se está corriendo un riesgo innecesario", dijeron en el pedido finalmente rechazado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) pese a que en febrero justamente ese organismo calificó de emergencia global al avance del zika en América latina. El temor de los científicos es que los 10.500 atletas y los 500 mil turistas que visitarán la ciudad adquieran la cepa del zika y la transporten a sus lugares de origen. El pedido fue rechazado y el fuego olímpico se encenderá en el estadio Maracaná durante la ceremonia de apertura el 5 de agosto. Los Juegos sólo fueron cancelados por las guerras mundiales en 1916, 1940 y 1944 y resistieron los boicots en Moscú 1980 y Los Angeles 1984 en el apogeo de la Guerra Fría. Los Juegos son negocios con deporte.

"Yo creo que el principal problema que tienen los Juegos es que no hay una preparación a conciencia sobre el riesgo que implica el virus del zika o el dengue. No hay mucha información. Te pasan la propaganda de que están descacharrando y todo eso, pero eso no les llega a todos los vecinos", explicó Melody, una marplatense que desde hace una década se gana la vida en la localidad de Buzios como guía de turismo y salvavidas.

Río de Janeiro es un Estado en el que residen más de 16 millones de personas. Casi la mitad vive en la Cidade Maravilhosa. En el primer cuatrimestre de 2016, según estadísticas del Instituto de Seguridad Pública de Río, en todo el Estado se registraron 1.715 asesinatos, un 15,4 por ciento más que en el mismo período de 2015. En aquella franja temporal los crímenes fueron 1.486. Según las mismas estadísticas, en los primeros cuatro meses de 2016 el número de robos callejeros tuvo un aumento del 23,7 (38.461 casos) y un 19,7 por ciento el robo de vehículos (13.074). Sólo durante el mes de abril se registraron 565 asesinatos, un crecimiento del 33,6 por ciento frente al mismo mes del año pasado.

Así también se comprende por qué el horario central de la tarde en los principales canales de TV brasileños está dominado por programas de información policial por sobre las telenovelas. "Brasil Urgente", en la Red Bandeirantes que va de 16 a 19.30; "Ciudade Alerta", de la Red Récord que tiene 225 minutos diarios y una edición especial de 105 minutos los sábados; o "Aqui Agora", del Sistema Brasileiro de Televisão (STB).

Programas que en la última semana de mayo se hicieron un festival con el testimonio de una adolescente violada por más de 30 hombres en una favela cercana a la Plaza Seca, en la zona oeste de Río de Janeiro, una de las más conflictivas de la ciudad por contar con áreas dominadas por la milicia (grupos parapoliciales), el tráfico de drogas y la policía. "A todas nos puede pasar esto un día. No duele el útero sino el alma por existir personas tan crueles que quedan impunes. Gracias por el apoyo", escribió la joven víctima en su cuenta de Facebook.

O un feroz tiroteo que duró cinco horas y convirtió en escenario de guerra las calles de la Rocinha, la favela de la zona sur ubicada entre Ipanema y Barra de Tijuca. En esa oportunidad efectivos del Batalhao de Operaçoes Especiais (Bope) intentaron capturar a Rogerio 157, el narco que controla esa favela. El Bope es la tropa policial inmortalizada en Tropa de Elite 1 y 2. Los intercambios de disparos entre narcotraficantes y policías son frecuentes en las favelas, que en ocasiones están a apenas unas cuadras de barrios teóricamente tranquilos, donde se congregarán atletas y turistas.

Fundido a negro. Hace un mes, Rivaldo, el futbolista de 44 años que en 1999 ganó el Balón de Oro, publicó en su cuenta de Instagram la foto de una piba de 17 años asesinada de un disparo durante un asalto en Río. Y escribió: "Aconsejo a todos los que tienen intención de visitar Brasil o venir para las Olimpíadas en Río que se queden en su país de origen. Aquí sus vidas están en peligro". El ex jugador de Barcelona y campeón del mundo en 2002 con la verdeamarelha agregó: "Y eso sin hablar de los hospitales públicos, que no tienen condiciones ni de todo este despelote en la política brasileña. Sólo Dios puede cambiar la situación de nuestro Brasil". Unos 85.000 militares y policías se desplegarán en Río durante los Juegos, el doble que en Londres 2012.

"Quédese hasta los Juegos. Esto va a estar muy bueno". Para Luiz, vendedor callejero sobre la avenida Atlántica a la altura de la playa de Ipanema, parecen no existir los problemas a pocos meses de la competencia en Río. Pero Luiz vive pateando la playa tratando de gambetear la crisis economico-social y la inestabilidad política que motivó el proceso de enjuiciamiento político durante 180 días de la presidente Dilma Rousseff y su sustitución por el vice Michel Temer. Las denuncias de corrupción, sólo sobre funcionarios del gobierno de Dilma, son permanentes sobre todo en la Red O Globo.

"Siete reales la reposera y ocho la sombrilla. Es para todo el día. Si quiere una caipirinha, cuesta 12 reales", dijo Luiz, volviendo al tiempo presente, demostrando que sobre la arena y con una "caipy" en la mano, Río está por sobre las estadísticas y los miedos. La sensación térmica sobre los Juegos es complicada de medir porque las noticias están dominadas por la participación del seleccionado brasileño en la Copa América Centenario (el domingo quedó eliminada), la continuidad del Brasileirao y la difusión de informes sobre corrupción del gobierno de Dilma. "Todo parece frío hasta que se acerque la fecha. Entonces será una fiesta, como siempre", explicó un vendedor callejero.

"Lo mejor que tienen los sueños es que se pueden hacer realidad". La frase de Pierre de Coubertin, historiador y pedagogo francés creador del movimiento olímpico en la era moderna, busca tomar cuerpo en Río. Durante 19 jornadas se realizarán 306 pruebas en 42 deportes. Habrá 136 medallas femeninas, 161 masculinas y 9 mixtas. Río no será la única ciudad de los Juegos. También estarán Manaos, Brasilia, Salvador, Belo Horizonte y San Pablo, en las que se desarrollarán algunos partidos de fútbol aprovechando la infraestructura que dejó el Mundial. La inversión de los Juegos se acerca a los 11.000 millones de dólares, según Embratur. El 57 por ciento de esa inversión corresponde a privados.

A menos de dos meses de la inauguración, el 90% de la capacidad hotelera ya fue reservado, según datos de la Asociación Brasileña de Industria de Hoteles (Abih). En Barra de Tijuca, el barrio en la zona oeste de la ciudad que concentra la mayoría de las instalaciones olímpicas, la tasa de ocupación llega al 96,69%. Más de 52 mil habitaciones de hotel, la mayoría pertenecientes a cadenas internacionales. También hay ofertas de alojamientos particulares como Airbnb y hasta hostales y habitaciones en las 16 favelas de Río. La ciudad es el cuarto mercado de Airbnb después de París, Nueva York y Londres (https://www.airbnb.com.ar). La crisis económica impulsó el aumento de la oferta de hospedaje particular a 25 mil ofertas sobre las 900 que se presentaron en 2012. De acuerdo a un informe del Río Convention & Visitors Bureau, la ocupación hotelera será un 208% superior a la registrada en el Mundial de fútbol, del que la ciudad fue una de las doce sedes.

"¡Eh, argentino! ¿Quiere comprar sombreros?", preguntó un joven vendedor mostrando sobre la Atlántica los del tipo Panamá. Luego, con normalidad, amplió la propuesta casi en un susurro: "Cocaína, marihuana, putas". Río es una ciudad para caminarla. Y descubrir que algunos enigmas planteados en las célebres novelas brasileñas son completa fantasía. Por ejemplo, "Avenida Brasil", título de la conocida novela, o el barrio donde se desarrolla no existen. "Muchos turistas argentinos piden que los llevemos al barrio de Avenida Brasil para sacarse fotos. Pero no existe. Es una novela que si bien se grabó en exteriores todo fue dentro de escenografías. Avenida Brasil tampoco existe", explicó un guía turístico. En comparación con Rosario, Río es una metrópolis que tiene mejor calidad de vida en la zona sur, donde están las principales playas, que en el norte de la ciudad. El riesgo que tiene el turista de toparse con una situación fea o inesperada está directamente relacionado con el perfil que adopte. O la mala fortuna.

Una guía necesaria para viajar se puede encontrar en https://ciudadmaravillosa.wordpress.com/blog/ del blogero Hernán Maglione (Zamba), que ya superó el millón seiscientas mil visitas.

"Las obras para los Juegos están en un 85 o 90 por ciento. Se pueden ver las máquinas y los operarios trabajando por las calles. Eso que se ve ahí (una estructura símil estudio de televisión sobre la playa) es un centro de prensa para concentrar distintas imágenes para ilustrar las transmisiones", explicó Francisco, transportista, mientras señalaba a los trabajadores. En menos de una semana el fuerte de la estructura ya estaba finalizado. La Red O Globo ya tenía montado un estudio sobre la playa para realizar notas durante las transmisiones y el estadio construido con estructuras tubulares en Ipanema, donde se realizará el torneo de voley de playa, estaba en un 70 por ciento. Once obreros murieron por distintos accidentes laborales en distintas construcciones. Las obras que vienen con retraso son el velódromo y la pista de atletismo.

Hasta el 1º de junio sólo los brasileños con domicilio y tarjeta de crédito registrada en Brasil podían adquirir las entradas de manera online. A partir de esa fecha cualquier extranjero con tarjeta de crédito puede comprar vía el sitio: https://ingressos.rio2016.com/.

Los Juegos Olímpicos son una especie de Mundial de cada disciplina con un formato reducido en el tiempo. El ticket lo podrá imprimir en su casa o bien retirarlo en Río. Los precios oscilan entre los 20 y los 100 dólares. "Particularmente yo estoy en contra de megaeventos como el Mundial de fútbol o los Juegos Olímpicos. Se gasta demasiado dinero que hace falta en otros lugares como la salud, la educación y la seguridad. Río puede ser maravillosa para quien tiene los medios. Para los que viven en la calle o venden en la playa puede ser una chance de una limosna mayor, pero no va a mejorar su vida en el mediano plazo", explicó Víctor, quien reparte su vida como guía turístico y estudios de ingeniería en sistemas en la ciudad alemana de Karlsruhe, a 15 kilómetros de la frontera con Francia.

Pero cuando la antorcha olímpica, que hoy gira por distintas ciudades brasileñas, ingrese el 5 de agosto al Maracaná, las estadísticas pasarán a ser parte del anecdotario y sólo habrá espacio para desplegar el sueño del barón Pierre de Coubertin en Río, la ciudad maravillosa de Sudamérica.

Comentarios