Edición Impresa
Sábado 03 de Mayo de 2014

Respetar a los chicos para prevenir la discriminación

Desde el Inadi ofrecen programas de formación y guías para trabajar en las aulas y evitar los hechos de violencia

"La mejor manera para prevenir situaciones de violencia y de discriminación es trabajar respetando a los chicos, y de alguna manera que los chicos se miren en ese ejemplo". La opinión es de la delegada del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en Santa Fe, Stella Maris Vallejos. Llega ante la consulta sobre qué hacer para prevenir situaciones de violencias en las escuelas. El Inadi ofrece programas de formación a los docentes.

La terrible noticia de la muerte de Naira, la alumna de 17 años, tras los golpes que le dieron tres compañeras desató el debate sobre los hechos de discriminación y de violencia en sus diferentes manifestaciones. ¿Qué hacer? ¿Cómo prevenir en el ámbito escolar? Vallejos dice que no hay que generar pánico ante este tipo de noticias., pero sí hay que estar atentos a las situaciones que pudieran desencadenar reacciones violentas. Y considera que no alcanza sólo con hablarles a los chicos del tema, con la palabra, sino también que es imperativo el ejemplo.

Recuerda que en el Inadi reciben consultas de muchos padres, que asisten "con cierto miedo" de que su hijos sean víctima de algún tipo de acoso escolar. "Estas cosas están ocurriendo, hay que estar muy atentos, para prevenirlas. Cada vez que ocurre una práctica discriminatoria o un chico es víctima de hostigamiento de parte de un compañero eso siempre genera violencia", advierte.

Qué hacer. Agrega que por lo general el acosador es quien aparece como una especie de líder en el grupo: "Es muy simpático, entrador, chistoso. Entonces suele ser gracioso que le haga una cargada a alguien por su aspecto físico, su indumentaria, por otras razones". Para la especialista aquí lo primero a hacer es quitarle protagonismo y público a estas reacciones, "porque de eso se alimenta quien acosa".

"Y aquí —continúa— es el docente y todos los que son parte de la comunidad educativa los que tienen que saber mirar eso y hacerlo notar". También recuerda que estos hechos no son solo de un acosador y acosado, sino que hay responsabilidad en quienes miran esas situaciones y no hacen nada. "De alguna manera participan pasivamente", explica.

¿Cómo sabe una mamá que su hijo está siendo víctima de un hostigamiento en la escuela? Vallejos menciona algunas pistas muy comunes como que llegue con la ropa rota, que le falten los útiles, que no tenga ganas de ir a clases y cambie sus hábitos, entre otras. "Ni bien tiene esa sospecha hay que buscar ayuda, hablar con el equipo docente o bien consultar en el Inadi", ofrece.

Es fundamental —profundiza— que los hechos advertidos no sean ni minimizados ni pasados por alto: "Hay que ser muy claros y marcar lo que está mal, y de alguna manera ofrecer la posibilidad de reparación. Lo peor es hacer como que no pasó nada".

Comentarios