Ovación
Jueves 11 de Agosto de 2016

Regreso muy especial

Ramiro Galarza (Acebal) vuelve al TC Pista en Rafaela, donde el año pasado ganó pero luego lo excluyeron

Vaya que Rafaela es especial para Ramiro Galarza. En agosto de 2008 tuvo un fuerte accidente mientras disputaba las 100 millas del TC4000 como piloto invitado. En septiembre del año pasado vivió un hecho particular. Había alcanzado su primera victoria nada menos que en el regreso a la categoría. Pero luego no pasó la técnica por haber superado el máximo de compresión el motor de su Dodge. "Ahora volveré al Ovalo. Donde gané y luego me quedé sin nada. Armé un auto y lo estrenaremos el fin de semana. Estoy con muchas ganas de correr otra vez porque desde Rafaela que no lo hago", puntualizó de entrada el piloto de Acebal (foto) con ansiedad. "Tuvimos algunos problemitas y llegamos con lo justo. Pero nos arriesgaremos. Será plata o mierda", acotó para luego remarcar que "por suerte las otras dos máquinas, la de Diego Verrielo y Federico Pérez, quien está tercero en el campeonato (foto), están listas para salir a pista y ser protagonistas".

"La verdad es que pasó de todo. Armé un auto nuevo porque quería volver. Es el que usó Nico Dianda en la primera fecha, y luego Cristian Discala hasta que se golpeó. No llegaremos como pretendemos porque el motor nos llegó recién anoche (martes) a las 23 debido a que el viernes se hizo trizas un pistón mientras lo estaban banqueando. Recién terminamos de armar todo", afirmó Galarza pasada las 21.

El piloto manifestó además que "vamos a tener que ver cómo se comporta en pista. Tendremos los entrenamientos y clasificación para ver dónde estamos parados. El equipo se rompió el alma para armarlo. Así que iremos a Rafaela y que sea lo que tenga que ser". Al instante confesó: "Me subía ahora o en Paraná porque luego no se podía. Por suerte llegamos".

"Extraño correr. Claro que también me encanta el rol de director de equipo (es titular del Galarza Racing), pero no hay nada más lindo que estar arriba de una bestia de estas. La adrenalina es otra", sostuvo mientras el resto del team se movía de un lado hacia otro para terminar de ensamblar el impulsor y conectar el diverso ramal de cablerío eléctrico. "Voy por la revancha. La bronca por la exclusión del año pasado ya pasó", enfatizó

En relación a los otros dos autos de la escudería propia que participarán de la carrera que otorgará un millón de pesos al ganador del TC, Galarza sostuvo: "Pérez viene bárbaro. De inicio de temporada trabajamos para ser protagonistas. Por suerte lo viene siendo. Aunque en realidad las dos Dodge están muy bien preparadas y confiamos en redondear un gran fin de semana. Vamos por todo".

Comentarios