Edición Impresa
Lunes 21 de Octubre de 2013

Recuperaron la mejor versión de un clásico

Hubo un marcado progreso en el clásico. Central y Newell's mostraron desde el inicio la determinación por protagonizarlo. Vocación por ganarlo. Cada uno sustentado en lo suyo. En un trabajo pensado...

Hubo un marcado progreso en el clásico. Central y Newell's mostraron desde el inicio la determinación por protagonizarlo. Vocación por ganarlo. Cada uno sustentado en lo suyo. En un trabajo pensado, ensayado y puesto en práctica. Cotejando. Arriesgando. Midiendo. Ratificando la necesidad de imponerse. Dejando atrás el tiempo de las mezquindades. De aquellos empates donde el temor a perder era mayor a la osadía para triunfar. Y muchos partidos terminaron guardados en el olvido de la intrascendencia. Razón más que suficiente entonces para destacar la virtud actitudinal de los equipos de Russo y Berti.

Por eso después de este clásico no serán los mismos. Ni los jugadores de Central ni los futbolistas de Newell's. Tampoco sus técnicos. Es que este deporte enseña en cada partido. Más aún en este tipo de contiendas. En los cuales la actitud es necesaria, pero no decisiva. Y la jerarquía es una clave, pero no determinante. Claro que para capitalizar ese aprendizaje sí son indispensables la humildad y la inteligencia. Valores que ambos conjuntos tienen. Los que necesitarán también para encarar lo que viene. Porque Central aún debe mejorar su juego para adquirir consistencia. Y Newell's corregir el suyo para superar escollos tácticos.

Eso sí, no hay dudas de que ambos recuperaron al mejor clásico.

Comentarios