Iglesia
Jueves 04 de Agosto de 2016

Reconquista: la Cámara Gesell complicó al cura acusado de abuso

El fiscal regional dijo que tras la pericia realizada a una menor se confirmó la denuncia contra el sacerdote que está detenido en Calchaquí

El fiscal regional de Reconquista, Eladio García, indicó que la Cámara Gesell realizada a la menor involucrada en el caso del sacerdote Néstor Monzón (47) —acusado de abusar sexualmente de dos niños— confirma los fundamentos de la denuncia contra el cura párroco de la Iglesia María Madre de Dios. Este fue detenido el 19 de abril y ahora espera el juicio con prisión domiciliaria. Según el funcionario judicial esta prueba será fundamental para el juicio oral y público que tiene previsto hacerse antes de fin de año.

Desde los Tribunales de Reconquista se adelantó que el trámite constituye un anticipo jurisdiccional de prueba —diligencia judicial destinada a asegurar un elemento de juicio y evitar la revictimización de un testigo— de profunda contundencia a la hora de valorarla en la ocasión de un juicio contra el sacerdote. También será de relevancia en el litigio debido a que, será la defensa la que deberá derrumbar los dichos y lo certificado por un gabinete de especialistas en la Cámara Gesell.

"El relato de la nena, a nuestro entender, es contundente", explicó García, y aseguró que la prueba "es lapidaria. La acusación está clara. No habla de otra persona que no sea Monzón y cuenta detalles por lo que estos trámites se transformaron en la principal prueba acusatoria con la cual nos animaríamos sin inconvenientes a ir a juicio", anticipó el titular de la Fiscalía Regional Nº 4.

Como complemento del cúmulo de pruebas que reunieron los fiscales para acusar al sacerdote existen además registros colectados por profesionales de la salud de lesiones físicas en la nena que coinciden con el relato de la menor. "Estas lesiones fueron observadas en su momento por un grupo interdisciplinario de médicos forenses y ginecólogos", explicó García. Se confirmó así que la niña tiene desgarro parcial de himen y fue contagiada con el virus del papiloma humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual.

"Hay un plexo probatorio que concluye en la Cámara Gesell", aclaró el funcionario sobre los abusos cometidos en los últimos días de 2015. Además se determinó que los abusos denunciados por los familiares de las víctimas, una niña y su primo hermano —ambos de tres años—, sucedieron en la casa parroquial. La misma está dentro de la iglesia María Madre de Dios. El encuentro habría tenido lugar allí ya que los dos menores involucrados concurrían frecuentemente a la casa de su abuela, lindera con la parroquia.

Tras un proceso de asesorías de parte de Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual la madre de la niña decidió asentar la denuncia. La mujer descubrió lo que había vivido su hija cuando vio representaciones gráficas que no eran acordes a su edad y reiteración sistemática de indicadores de abuso. Luego la menor narró a su madre lo ocurrido y su primo le contó al padre.

Tras la obtención de las conclusiones de la Cámara Gesell a la nena, los fiscales pidieron otro trámite similar con el otro menor implicado que se concretará en días. Según se supo, la niña cuestionó en su relato por qué razón no la acompañaba su primo para contar lo ocurrido, si también había participado de los hechos de abuso.

Imputados. A cinco meses de haber sido detenido Monzón, el caso ya tiene a tres personas imputadas: el sacerdote EM_DASHhoy con prisión domiciliaria en CalchaquíEM_DASH acusado de abuso sexual gravemente ultrajante, a su vez agravado por usar para su propósito su calidad de ministro de culto. El delito tiene una pena mínima estimada de ocho años. Por el caso también está imputada la abogada del obispado, Gabriela Contepomi, y Juan Rubén Martínez, obispo de Misiones que se desempeñó en la diócesis de Reconquista entre 1994 y 2000. Ambos están acusados de encubrimiento agravado.

Tras la decisión del juez de que el acusado espere la marcha del proceso en libertad, Monzón dejó la comisaría de Avellaneda y se alojó en una casa quinta de Calchaquí. Sus defensores intentaron en vano obtener el beneficio de arresto domiciliario en una abadía de Victoria, Entre Ríos y en Misiones. El martes último fue trasladado a San Francisco, Córdoba, a donde fue sometido a diversos análisis para trazar un perfil psicológico que será considerado en la causa y un estudio para establecer si padece VPH y si es quien contagió a la menor.

"Tendría que estar en una comisaría común como cualquier hijo de vecino. Nadie plantea que lo alberguen con los demás presos para que no le pase nada. Pero debería estar en una dependencia policial", opinó el fiscal García. Y aclaró que ante el vencimiento de la prisión preventiva —la cual cesa en septiembre—, pedirá nuevamente que el cura siga con arresto domiciliario hasta que sea juzgado. Estimó que "el juicio se concretará antes de fin de año".

Encubrimiento. Por su parte, Contepomi fue acusada de encubrir al cura inculpado luego de haberse presentado a la Fiscalía para obtener información con la excusa de nutrir un sumario canónico. Una serie de escuchas entre la letrada y Monzón, los días previos a la detención, dejaron en claro que buscó entorpecer el proceso de instrucción de la causa. Por último, el tercer imputado en el caso es el obispo Martínez, quien fue acusado de coacción por haber amenazado a uno de los fiscales del caso, también llamado Rubén Martínez, en un encuentro mantenido en la Oficina de Gestión Judicial de Reconquista.

El caso de Monzón convulsionó al norte provincial y tensó las relaciones en el ámbito judicial y político. A raíz de la investigación iniciada por los fiscales de Ministerio Público de la Acusación, fueron denunciados ante el fiscal general, Julio de Olazábal, con pedido de remoción de sus cargos los fiscales Eladio García, Rubén Martínez, Alejandro Rodríguez, la secretaria de Gestión Procesal y Administrativa y el secretario regional de la Fiscalía 4 con sede en Reconquista.

García destacó que la denuncia apareció luego de la concreción de la Cámara Gesell. "Estos son los costos que tiene atribuirle el hecho a una persona importante. Tenemos que investigar este tipo de cosas y debemos hacerlo con las manos sueltas", destacó, y se preguntó: "Qué vamos hacer, impartiremos justicia sólo para los casos de gente pobre".

Las denuncias, que además fueron informadas a la Legislatura provincial, fueron ingresadas por el senador del departamento 9 de Julio y también por el estudio jurídico del cual es integrante la abogada imputada por encubrimiento en el caso.

Comentarios