Edición Impresa
Sábado 12 de Mayo de 2012

Reconocimientoa un derecho

"Es fundamental esta ley de reconocimiento a la lengua de señas, de incorporarla como un derecho. Significa una respuesta a los sordos", dice Omar Safón, integrante del Círculo de Sordos de Rosario. A su comentario se suman otros miembros y profesores de esta comunidad e institución: Mercedes Vidoret, María Gisela Guida, Mónica Rossi y Hugo Bruno. Todos acuerdan en resaltar que esta ley "abrirá nuevas posibilidades laborales y sociales". También que cada vez hay más interesados en aprender lengua de señas.

Juliana Del Vecchio es fonoaudióloga, intérprete de lengua de señas y secretaria del Círculo. Es quien media en la charla con LaCapital, y también adhiere a la relevancia de la sanción de esta norma provincial. "Es una conquista, es la lucha de los sordos de tantos años, un gran logro", insiste Safón y agrega que sin dudas "la lengua de señas es la propia, la natural, la identidad de los sordos". Safón comenta que más allá de estas conquistas de años, todavía hay que trabajar por la inclusión plena. "La sociedad discrimina, sigue discriminando a los sordos", opina.

Anticipa que la buena noticia que acompaña la sanción de esta norma es que se amplían las posibilidades de difundir esta lengua, sumar más trabajo para los sordos y oyentes, y que gane un lugar de cada vez más preponderancia en la escuela, en los ámbitos públicos y privados. Además se espera —citan como ejemplo— que alcance a todas las situaciones de la vida cotidiana, por ejemplo a alguien no oyente que necesita hacer una consulta a un médico o un abogado.

Sobre los cursos. El Círculo Social, Cultural y Deportivo de Rosario tiene una nueva sede en Catamarca 2765. Desde hace 27 años desarrolla diversas actividades, pero tal como expresan institucionalmente "su mayor ambición es luchar por la integración entre las comunidades sordas y oyentes, para lo cual utiliza su mejor herramienta que es la difusión de la Lengua de Señas Argentina (LSA) a través del dictado de los cursos de esta lengua".

Como dato indican que cada vez son más los interesados en aprender esta lengua, de hecho este año suman 270 entre ingresantes y alumnos avanzados, además de haberse extendido el dictado a otras localidades cercanas a Rosario. El curso es de 4 años (o niveles), con clases de dos veces a la semana (en distintos turnos), los instructores son sordos. Con el 4º año aprobado se alcanza el nivel de intérprete y se obtiene un certificado avalado por el Ministerio de Educación de la Provincia; pero también señalan desde el Círculo que se está tramitando un reconocimiento para los que culminan el 3º año de cursado. En junio se reabre la inscripción para el cursado.

A estas clases asisten mayoritariamente personas oyentes, que lo hacen por diversas razones que van desde lo laboral al interés familiar. Figuran maestros, estudiantes de los profesorados, universitarios, médicos, abogados, y empleados públicos, entre ellos policías. Además, una vez a la semana se ofrecen cursos de lengua de señas para chicos. Y entre otras actividades que organiza esta institución rosarina, figura el asesoramiento jurídico, laboral, contables e impositivos, además de otras cuestiones que hacen a la vida cotidiana.

Para el año están programados diversos talleres para sordos y oyentes, de tejido, expresión artística, coro, yoga, teatro, natación, apoyo escolar primaria y cocina.

Para informes e inscripción, dirigirse a Catamarca 2765, llamar al 4309209, de 9 a 12 o de 17 a 20, o bien escribir al email: circulosordosrosario@hotmail.com

Comentarios