La ciudad
Miércoles 05 de Octubre de 2016

Reclaman por la atención de chicos con espectro autista en la salud pública

Padres y profesionales solicitaron la continuidad de El Angel, el equipo que funciona en el Hospital de Niños Zona Norte.

Padres y profesionales de "El Angel", el servicio interdisciplinario de atención de niños con trastornos del espectro autista, salieron una vez más a defender la continuidad del espacio del Hospital de Niños Zona Norte, el único en la red de salud pública que diagnostica, evalúa, realiza las historias clínicas y da tratamiento a decenas de niños. Tal es así que la lista de espera es abultada.

La proximidad de la jubilación de Berenice Luque, fonoaudióloga y fundadora del servicio, fue lo que dejó abierta la posibilidad de que ese cargo no se cubriera y el equipo quedara desmembrado.

Si bien el director del hospital, Hernán Oddone, garantizó la continuidad, las familias de los chicos aseguran que "recién cuando los padres salieron y se movilizaron en un reclamo colectivo, el ministerio dio una respuesta por escrito".

El Angel —nombre lleva en homenaje al investigador español Angel Riviere, que trabajó sobre el autismo— comenzó a funcionar hace más de una década en el hospital de avenida de los Trabajadores al 1300. Allí, un equipo de ocho personas, entre fonoaudiólogas, psicólogas, musicoterapeuta y una docente especial trabajan con una veintena de chicos de entre los 2 y los 12 años.

autismo1.jpg

El planteo desde el comienzo del trabajo propone un abordaje interdisciplinario de la problemática y remarca que no se trata de un trastorno que deba atenderse desde el área de salud mental. "Estamos convencidos de que ninguna disciplina no puede trabajar sola sobre semejante trastorno en el desarrollo que, además, es multicausal", explicó Luque.

Además, la fonoaudióloga agregó "que se plantea un abordaje interdisciplinar que no tiene que ver con la salud mental, sino con las áreas de discapacidad".

Justamente es la jubilación y próxima salida de la conductora del equipo lo que puso en duda la continuidad del servicio, y provocó el reclamo de los padres y familiares de los chicos por el derecho a la atención, fundamentalmente para las familias que no tienen cobertura social.

Embed

"Como padres autoconvocados venimos defendiendo este espacio porque acá hacen falta recursos materiales, humanos y un lugar propio, y acorde a las necesidades", dijo ayer Sol Mateo, segura de que "recién ahora que los padres hacen público el reclamo el Ministerio de Salud le puso la firma a la continuidad del servicio"

Para el director del efector, "no hay cuestionamiento sobre el trabajo del equipo y no hay ninguna intención de cerrar el servicio ni de terminar la atención de los chicos", incluso aseguró que se mantendrá el tipo de abordaje en un ámbito único y con un tratamiento interdisciplinario.

Si bien reconoció las listas de espera y el espacio reducido de trabajo, explicó: "Se cumple la tarea aun con todas las dificultades que tenemos, pero en el corto plazo nos ampliaremos".

autismo3.jpg


Comentarios