El Mundo
Viernes 01 de Julio de 2016

Rajoy inició sus contactos para formar gobierno

El presidente del gobierno en funciones, el conservador Mariano Rajoy, inició ayer contactos para negociar los apoyos que necesita de otros partidos para formar gobierno en España, tras imponerse en los comicios del 26 de junio con más votos y escaños que en diciembre pero sin una mayoría que le permita la reelección. A último momento, Rajoy cambió de estrategia y comenzó con un llamado telefónico al presidente del gobierno regional de Canarias y líder del Partido Coalición Canaria (CC), Fernando Clavijo, que es el que tiene la menor representación parlamentaria: un solo escaño. El diputado de esta formación sería clave en la ecuación para que el líder del Partido Popular (PP) consiga la reelección. Tras las elecciones de diciembre, CC fue el único partido que apoyo el acuerdo entre liberales y socialistas que fue insuficiente para que el líder de estos últimos, Pedro Sánchez, fuera elegido presidente.

El presidente del gobierno en funciones, el conservador Mariano Rajoy, inició ayer contactos para negociar los apoyos que necesita de otros partidos para formar gobierno en España, tras imponerse en los comicios del 26 de junio con más votos y escaños que en diciembre pero sin una mayoría que le permita la reelección. A último momento, Rajoy cambió de estrategia y comenzó con un llamado telefónico al presidente del gobierno regional de Canarias y líder del Partido Coalición Canaria (CC), Fernando Clavijo, que es el que tiene la menor representación parlamentaria: un solo escaño. El diputado de esta formación sería clave en la ecuación para que el líder del Partido Popular (PP) consiga la reelección. Tras las elecciones de diciembre, CC fue el único partido que apoyo el acuerdo entre liberales y socialistas que fue insuficiente para que el líder de estos últimos, Pedro Sánchez, fuera elegido presidente.

El socialismo es crucial. El jefe de Gobierno manifestó que su primer contacto sería con Sánchez, cuyo Partido Socialista (PSOE) quedó segundo en los comicios con 85 escaños, frente a los 137 de los conservadores, para explorar las posibilidades de apoyo o abstención de su partido. Prácticamente todas las opciones que tiene el líder del PP para mantenerse en el poder pasan por el PSOE. No obstante, sabiendo que al menos inicialmente los socialistas rechazarán ambas opciones, como es de público conocimiento, optó por empezar por lo más fácil, ya que por delante tiene un camino bastante espinoso.

Tras el veredicto de las urnas, Rajoy dejó en claro que su socio preferente es Sánchez y que quiere ofrecerle formar parte de un gobierno de "gran coalición", algo que el PSOE rechazó oficialmente. Esa fórmula, a la que está invitado a participar el partido liberal Ciudadanos, sería la que le daría mayor estabilidad pero es la más difícil de conseguir porque la negativa de Sánchez cuenta con el apoyo partidario.

La segunda opción que baraja el dirigente conservador, y la más viable, es que el PSOE se abstenga a su investidura. Por ahora el líder socialista también rechaza esta opción, pero en el interior de su partido existe una división al respecto. El 9 de julio se reunirá el Comité Federal del PSOE para fijar la posición de los socialistas. Se espera que los socialistas ratifiquen que en ningún caso van a apoyar a Rajoy, pero pueden dejar abierta una puerta a no obstaculizar su investidura. Para convencerlos, los conservadores dicen que están dispuestos a hablar incluso de la reforma laboral aprobada por el gobierno de Rajoy —que Sánchez quiere derogar— y de una reforma constitucional, según afirmó ayer uno de los vicesecretarios del PP, Javier Maroto.

Comentarios