El Mundo
Martes 28 de Junio de 2016

Rajoy emplaza a "formar ya un gobierno" a socialistas y liberales

Reforzado por la victoria del domingo, el jefe del gobierno interino presionó de entrada a sus potenciales socios, Psoe y Ciudadanos.

Un reforzado Mariano Rajoy reivindicó su victoria en las elecciones generales del domingo en España y advirtió que es urgente formar gobierno, apremiando al Partido Socialista (PSOE) y al liberal Ciudadanos a llegar un acuerdo que devuelva al país a la estabilidad política tras medio año sin Ejecutivo. El jefe de gobierno interino salió sin dudas reforzado de las elecciones generales del domingo, pero con 137 diputados en su haber en un Congreso de 350 le faltan unos 40 para lograr mayoría (176) y formar Ejecutivo. En el socialismo, la primera respuesta fue reiterar la negativa frontal, pero puertas adentro del PSOE se debate la postura definitiva a tomar. En cuanto al izquierdista Podemos, que salió tercero cuando todos los sondeos previos le concedían el segundo puesto por delante del socialismo, quedó en estado de shock y su directiva debate cómo seguir (ver página 29).

En las elecciones del domingo, las segundas en apenas seis meses, el PP logró 33 por ciento del voto y 137 diputados, contra 123 en diciembre; el PSOE, cosechó 22,6 por ciento de votos y logró 85 diputados, cinco menos que en diciembre, pero mantuvo su segundo lugar; en tercer puesto quedó la alianza Unidos Podemos, que fracasó claramente al sacar 1,2 millón de votos menos que en diciembre. El domingo logró 21,1 por ciento de votos y 71 diputados, contra 69 que había obtenido Podemos por sí solo, sin la alianza con Izquierda Unida (ex comunistas). Por último, Ciudadanos también retrocedió y cayó de 40 diputados a 32, con 13 por ciento del voto.

A la ofensiva. Ante este panorama, cuatripartito pero con un único partido que aumentó su ventaja, el PP, Rajoy se plantó en el centro de la escena. "Hay que hacer un gobierno y hay que hacerlo ya", manifestó. "Me gustaría gobernar con un apoyo suficiente", dijo tras analizar con la cúpula del partido los resultados electorales. Rajoy recibió un aplauso cuando llegó a la reunión."Yo no voy a renunciar a gobernar porque hay ocho millones de españoles que nos han apoyado", manifestó. Y ante los que han pedido su cabeza en algún momento del último semestre de negociaciones frustradas, respondió: "Sería el primer dirigente político de la historia que ganando unas elecciones acepta que los que no las ganan le digan que se vaya". Una respuesta directa a Sánchez, pero también a Albert Rivera, el líder de Ciudadanos.

El horizonte temporal que manejan Rajoy y el PP para una investidura es hasta fines de julio o principios de agosto. Hoy Rajoy estará en el Consejo Europeo que se celebra en Bruselas tras el Brexit y será a su vuelta cuando comience a llamar a los demás líderes políticos. A partir de entonces se comenzará a vislumbrar si hay opción de que España supere el bloqueo político. Rajoy no descarta ninguna opción, pero su preferencia sigue siendo la misma que tras las elecciones del 20 de diciembre: una gran coalición presidida por el PP con el PSOE y a la que podría sumarse Ciudadanos. A los dos partidos se refirió como "los partidos moderados".

Desde el PSOE ratificaron la línea de no negociar nada con el PP. "Si quiere hablar, que lo haga con sus afines ideológicos", dijo el número dos del PSOE, César Luena. Pero el PSOE tiene en agenda una reunión de su comité federal el 9 de julio donde se evidenciarán otras posturas. Hay dirigentesl, como el jefe de gobierno de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, que abogan por permitir gobernar a Rajoy. A esta línea se suma la influyente presidenta de Andalucía, Susana Díaz, adversaria interna de Sánchez, quien consideró que el PSOE debe permitir que el PP gobierne. "Los ciudadanos nos han dado los votos que nos han dado y es evidente que nos han mandado a la oposición", resumió la líder del histórico bastión socialista.

Albert Rivera rechazó nuevamente votar una investidura de Rajoy. "No vamos a hacer presidente a Rajoy con nuestros 3,2 millones de votos", anunció. Pero evitó pronunciarse sobre si se abstendrían en el Congreso, facilitando la tarea al PP.Rajoy tiene dos posibilidades: un acuerdo con el PSOE, al que podría sumarse o no Ciudadanos, y un acuerdo sólo con este último partido al que se sumen el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Coalición Canaria. En caso de que ninguna de estas opciones se concrete, Rajoy aspira a que PSOE y Ciudadanos lo "dejen gobernar" y vayan cerrando con él pactos puntuales. "Sería una irresponsabilidad provocar una situación como la que vivimos los últimos seis meses. Sería una irresponsabilidad verdaderamente antológica que vayamos a otras elecciones", advirtió ayer. Efectivamente, llevar al país a unas terceras elecciones consecutivas sería responsabilidad casi exclusiva del PSOE y Ciudadanos, y el electorado se los haría saber.

Comentarios