El Mundo
Viernes 07 de Octubre de 2016

Rajoy allana el camino para su investidura

El líder conservador no pondrá condiciones a los socialistas si estos le permiten gobernar tras más de 9 meses de bloqueo político

El jefe del Ejecutivo español en funciones, Mariano Rajoy, allanó ayer el camino hacia su posible investidura al asegurar que no pondrá ninguna condición al Partido Socialista (PSOE) si éste le permite gobernar en España, tras más de nueve meses de bloqueo político. A 25 días del fin del plazo fijado para formar gobierno y con un PSOE debilitado por la profunda crisis interna que atraviesa, Rajoy quiso espantar las especulaciones que apuntan a su intención de condicionar la investidura a acuerdos que brinden estabilidad al Ejecutivo que salga de ella, por ejemplo, para apoyar el proyecto de presupuestos. "No pondré condiciones al PSOE para negociar la investidura", zanjó. "Lo urgente, razonable y sensato es que haya gobierno, y no se trata de ponerles exigencias ni a unos ni a otros", añadió.

Aunque desde hace meses aboga por un Ejecutivo de gran coalición entre los dos grandes partidos españoles, siguiendo el modelo alemán, el conservador matizó ayer que para aprobar los presupuestos generales del Estado "sería suficiente" con una abstención del PSOE. Se trata de la primera comparecencia pública de Rajoy tras la dimisión del líder de los socialistas, Pedro Sánchez, en medio del cisma abierto en el PSOE, que se vio dividido en dos por la postura a adoptar ante la investidura del líder conservador. Mientras una parte de la formación exigía su rechazo a Rajoy, otra abogaba por dejarlo gobernar para evitar la convocatoria de nuevos comicios en el país, que serían los terceros en un año. Sánchez, que lideraba el "no", se vio forzado a dimitir el sábado al no obtener el apoyo de su partido.

Advertencia. Ahora, el PSOE está en manos de una gestora, cuyo presidente, Javier Fernández, advirtió ayer a Rajoy que aunque su formación le permita gobernar en solitario, el PP tendrá que ganarse la "estabilidad" en el gobierno a través de la negociación y los pactos. Sus palabras llegaron después de que Rajoy insistiera en la necesidad de "un gobierno que dé estabilidad, seguridad y certidumbre". El líder del Partido Popular (PP), obtuvo en los comicios generales del 26 de junio, repetición de los celebrados en diciembre, 137 escaños de los 350 que tiene el Congreso de los Diputados, sin alcanzar la mayoría absoluta. A fines de agosto, intentó ser investido jefe del gobierno con el apoyo del partido liberal Ciudadanos, pero no fue suficiente. Desde entonces, Rajoy pidió el apoyo o al menos la abstención del PSOE para poder gobernar en minoría. Ahora, podría presentarse a un segundo intento, que incluye a su vez dos votaciones en el Congreso. En la primera, la ley exige una mayoría absoluta para superarla con éxito, pero en una segunda le bastaría con una mayoría simple, es decir, más "síes" que "noes".

Si recaba otra vez el apoyo de Ciudadanos y al menos 11 diputados del PSOE se abstienen, podría revalidar su cargo al frente del Ejecutivo. Para eso tiene un plazo de menos de un mes, ya que el 31 de octubre es el último día para hacerlo. Si en esa fecha no hay un presidente investido, se convocarán a elecciones en diciembre. "Tenemos tiempo, no demasiado, pero tenemos", dijo Rajoy, quien anunció que hablará con el presidente de la gestora que actualmente está al frente del PSOE, tras la caída de su líder.

Comentarios