Política
Jueves 15 de Septiembre de 2016

Rafecas dijo que actuó de forma "irreprochable"

El juez defendió su decisión de rechazar la denuncia del fallecido fiscal de la causa Amia contra la ex presidenta Cristina Kirchner.

El juez federal Daniel Rafecas aseguró ayer que su accionar respecto a la denuncia realizada por Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner "fue irreprochable" y advirtió que "la hipótesis que planteaba el fiscal no encajaba en ningún delito".

"Estudié sin ningún tipo de presión todos los elementos que se presentaron, las supuestas escuchas y la documentación, y consideré que la hipótesis que planteaba el fiscal no encajaba en ningún delito. Lo que planteaba Nisman estaba relacionado con el famoso pacto con Irán, y eso en rigor no estaba en vigencia porque Irán no lo aprobó", agregó el magistrado.

Cuatro días antes de ser encontrado muerto en su departamento de Puerto Madero, Nisman había denunciado a Cristina Kirchner, al entonces canciller Héctor Timerman y al diputado Andrés Larroque y a otros dirigentes de un complot para dar de baja los pedidos de captura que pesan sobre cinco ex funcionarios iraníes acusados de idear y ejecutar el ataque a la Amia, en el marco del Memorándum de Entendimiento firmado entre ambos países, que finalmente fue declarado inconstitucional.

"Nisman decía que antes de la entrada en vigor de ese pacto el gobierno argentino iba a dar de baja las órdenes de captura, pero esa afirmación no tenía ninguna prueba que lo avale", planteó el magistrado.

Rafecas consideró además que las críticas de dirigentes políticos, empresarios, periodistas e intelectuales en su contra a través de la reciente solicitada "hablan de un desconocimiento notorio del procedimiento" judicial.

"Fue muy sorpresivo y ciertamente desagradable la solicitada. Que directamente se exija a un organismo de la República una decisión de antemano sin escuchar al acusado y sin ningún elemento de juicio ni de prueba es inusual. En 30 años de democracia no se vio nada así", sostuvo el juez.

Rechazo. Además, al ser consultado sobre si considera que su continuidad en el cargo corre peligro, Rafecas lo rechazó de plano: "No, para nada, en absoluto. Hace 12 años que soy juez federal y he tomado siempre decisiones con arreglo únicamente a la ley, al derecho y a la Constitución de modo completamente independiente y sin ningún tipo de presión en todas las causas en las que he actuado. Esto me ha valido permanentemente denuncias en el Consejo de la Magistratura de sectores o personas que están en desacuerdo o no les gustan las decisiones que he tomado", resaltó.

Blanco fijo. "Desde que asumí fue denunciado por militares, policías y otros detenidos en la causa del Primer Cuerpo del Ejército; el ex presidente (Fernando) De la Rúa y ex senadores involucrados en la causa por sobornos en el Senado; por personas acusados de narcotráfico o cadena de crimen organizado; por Boudou en la causa Ciccone, en que sectores del Frente para la Victoria me persiguieron por dos años en el Consejo de la Magistratura; luego por el asunto de Nisman", detalló luego el magistrado.

En ese sentido, el magistrado remarcó que "en ningún caso" vio peligrar su cargo y subrayó que "en este caso en mucha menor medida", ya que "desde el punto de vista jurídico", su actuación en el expediente "es irreprochable".

"Es una decisión absolutamente sostenida en lo que establece la ley y la Constitución, que fue confirmada de modo contundente y con argumentos propios en la segunda y tercera instancia", insistió Rafecas.

Y concluyó: "Es inaudito ordenar la remoción de un juez por el contenido de una sentencia".

Solicitada. Bajo el título "El juez Rafecas debe ser removido", la solicitada publicada en diarios de circulación nacional señalaba que el pedido de desplazamiento era "un deber cívico" respecto a la "manifiesta inconducta en el ejercicio de la magistratura" por haber desechaso la denuncia de Nisman contra la ex presidenta.

El documento había sido firmado por dirigentes de la comunidad judía, sobrevivientes y familiares de víctimas del atentado a la Amia, empresarios, periodistas, funcionarios nacionales y diputados nacionales de Cambiemos, como Elisa Carrió y Waldo Wolff, entre otros.

Audiencia

La Sala I de la Cámara Federal, integrada por Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, escuchará hoy los argumentos para decidir si se reabre la denuncia que impulsó el fiscal Alberto Nisman, cuatro días antes de morir, para investigar a la ex presidenta Cristina Fernández y en funcionarios y allegados por encubrir a Irán por el atentado contra la Amia.

Comentarios