Edición Impresa
Sábado 24 de Marzo de 2012

"Quiero que pinten a mi seño"

"Quiero que pinten un cuadro de mi señorita Graciela". La que hablaba era una ex alumna de Graciela Lo Tufo del Colegio Asunción ahora residiendo en Bahía Blanca.

"Un día nos llega un mail, donde alguien se presenta como alumna de Graciela en la escuela Asunción. Nos cuenta que tiene relación con los artistas del Colectivo Arte y Memoria, y que le encantaría que se pintara un mural de ella, de su maestra de 6º y 7º grados, de la que todavía conservaba una foto del viaje de estudios a Capilla del Monte. La verdad que cuando un alumno quiere tanto a un maestro, eso es matador, porque a nosotras nos gusta que los chicos nos quieran", cuenta Claudia Abraham, docente de la Escuela Nº 6.386 y secretaria de prensa de la delegación local de Amsafé.

Arte y Memoria está formado por artistas plásticos que reconstruyen la vida de las víctimas de la dictadura a través del arte. Específicamente utilizando la técnica de la cuadrícula que facilita que todos puedan participar. Y así se hizo en Rosario, el año pasado, donde -repasa Claudia Abraham- participaron familiares, docentes en actividad, alumnos de la primaria, estudiantes, compañeras y alumnas de Graciela que se acercaron a pintar.Estaban allí -recuerda Abraham- "una alumna que llegó con su libretita de primer grado, de hojas a rayas, donde figuraban las calificaciones pero también la nota donde la maestra decía en qué había que mejorar o felicitaba".

"También estaban -continúa- la compañera que trajo la foto del viaje de estudios; y quien recordó cómo esperaban el momento en que Graciela les mostrara alguna nueva estampilla de su colección, ya que le fascinaba coleccionarlas. Y otra alumna que confesó que las únicas carpetas que guardaba de su paso por la escuela eran las de 6º y 7º grados, de cuando Graciela había sido su maestra".

El mural se concretó en agosto del año pasado. Permanece en la sede gremial de Amsafé, aunque en estos días se exhibe en una muestra de Arte Memoria en el Palais de Glace de Buenos Aires. El de Graciela fue el primero, pero está la intención de seguir esta reconstrucción colectiva de la memoria con murales similares.

Comentarios