Newell's
Sábado 14 de Enero de 2017

"Queremos un equipo rápido, fuerte y resistente", precisó el preparador físico de Newell's

El preparador físico leproso Sebastián Morelli dijo que parece que "cuando gana se corre más" y valoró que con el orden táctico de Osella no se dilapidan energías.

Una de las grandes virtudes del Newell's de Diego Osella es que los jugadores entregan el máximo esfuerzo del minuto uno al noventa. Si bien el equipo logra tener pasajes de alto vuelo futbolístico, en los momentos desfavorables nadie se rinde y todos levantan la bandera del sacrificio. "Los futbolistas ven que con esfuerzo, trabajo y dedicación en el día a día se puede llegar a estar bien arriba", le confió a Ovación el preparador físico leproso Sebastián Morelli. El PF también destacó que el objetivo de la pretemporada "es tener un equipo rápido, resistente y fuerte. Y lo vamos a lograr".

En tanto, Morelli reconoció que "los equipos que ganan parece que corren más", pero que en Newell's la clave está en "el orden táctico" que pregona Diego Osella para que "el jugador recorra los espacios que debe ocupar". Entre risas asumió que por estos días es "un poquito el más odiado" por tener al trote al plantel.

-¿Se puede decir que la pretemporada es la etapa más importante para el preparador físico?

-Si. Es la etapa generalmente donde tenemos un poco más de participación en los trabajos. La verdad es que la cuestión física cambió un poco, ahora ya hay mucha participación desde el primer momento del director técnico, algo que hace varios años atrás no era de esta manera. Así que esta es la etapa donde me toca trabajar más y tener mayor participación casi en todos los entrenamientos.

-Hace algunos años se corrían muchos kilómetros en circuitos aeróbicos y esto fue cambiando. ¿A qué se debe?

-El entrenamiento deportivo fue y va cambiando mucho. Día a día. Nosotros estamos haciendo una pretemporada en una cancha con un sector de terreno agregado a un costado. No recorremos grandes distancias, pero se corre de otra manera por intermedio de intermitencias físicas y se usa mucho más lo explosivo y los trabajos de fuerza desde el primer día. Estos jugadores cada uno como mínimo deben tener 20 pretemporadas encima, a un promedio de dos por año. Entonces la capacidad aeróbica está por demás desarrollada y tenemos que apuntar más a la velocidad, lo explosivo y la potencia.

-¿Puede ser que la idea sea llevar los entrenamientos a la situación de partido?

-Tratamos de hacer los entrenamientos lo más parecido a las situaciones que se pueden presentar en los partidos. Es como que se está especializando la parte física. Antes se corría muchísimo, pero ahora se trata de sectorizar las actividades según el puesto o el lugar de cada jugador en el campo.

-¿Cómo se combina a la hora de la exigencia el hecho de tener experimentados como Maxi o Domínguez, con juveniles como Fertoli o Tissera?

-Vamos dosificando mucho los trabajos. Hablamos siempre con los jugadores. Primero existen las evaluaciones y después hay mucho diálogo. El más joven está como es lógico con más energía y con el más grande hay un diálogo permanente que es excelente. La verdad que tanto los más chicos como los más grandes piden siempre un poquito más de exigencia para alcanzar la plenitud. A veces uno quiere sacar a un jugador de algún trabajo para protegerlo, pero me dicen que quieren seguir entrenando. Esto me facilita la tarea.

-¿Cuánto ayuda que el equipo marche segundo en la tabla?

-Muchísimo. Terminar el año a tres puntos de Boca para el grupo es importantísimo. Ganamos muchos encuentros o no perdimos puntos en acciones de los finales de los partidos y el jugador a eso lo ve y lo valora. Siempre todo el mérito es de los jugadores porque son los que hacen el esfuerzo. Uno plantea las actividades y el que las ejecuta es el futbolista. Los jugadores ven que con esfuerzo, trabajo y dedicación en el día a día se puede llegar a estar bien arriba.

-Cuando un equipo gana parece que corre más, ¿esto es una sensación que se tiene desde afuera o es real?

-Seguro. Cuando un equipo gana parece que corre más. Yo tengo la ventaja de trabajar con Diego Osella que hace que el jugador recorra los espacios que tiene que recorrer. Esto potencia lo físico. Si el jugador está ordenado en el campo corre la cancha como debe hacerlo. Es algo fundamental para mí porque destaca la parte física. Parece que el equipo correría más. En realidad los jugadores corren porque están preparados para hacerlo, pero a la vez están muy ordenados. Esto para un preparador físico es muy bueno.

-Cuando llegaste junto a Osella por ahí Maxi, el Gato Formica y Nacho Scocco no estaban en el mejor nivel físico y futbolístico. ¿Cómo hicieron para recuperar a estos jugadores que marcan la diferencia?

-Nosotros llegamos con el torneo pasado ya empezado y después de un golpe duro como fue perder el clásico. Esto te disminuye todas las cualidades, físicas, mentales y psíquicas. Por intermedio de los entrenamientos y con mucha charla tratamos de ir llevando a los jugadores de a poco. El jugador empezó a creer en el trabajo y se fueron dando algunos resultados que permitieron que hoy estemos en un buen momento.

-¿Cómo se mantiene al jugador entrenado, pero a vez entretenido con los trabajos?

-Se le va buscando la vuelta. Si somos monótonos o muy tradicionales al jugador lo aburre. Siempre tratamos de plantear actividades diferentes y tener entrenamientos bien didácticos.

-Por hacer correr mucho a los jugadores sos la persona más insultada, entre comillas, en estas dos semanas. ¿Es así?

-(Risas) Si, en el buen sentido soy un poquito el más odiado porque soy el que estoy continuamente con las actividades. Pero el jugador lo entiende. Es muy inteligente y después cuando ve el fruto de este trabajo te lo agradece.

-¿Qué objetivo desde lo físico tienen acá en Mar del Plata?

-La idea es irnos con un equipo bien preparado para que en Rosario hagamos la parte más finita, que son los amistosos. Queremos tener un equipo rápido, resistente y fuerte. Y lo vamos a lograr.

Comentarios