Policiales
Martes 18 de Octubre de 2016

Quedaron presos por un crimen originado en un partido de fútbol

Uno está acusado como autor de la puñalada que mató a José Luis Ramos, la madrugada del sábado. Otro fue imputado como partícipe.

Los dos jóvenes que habían sido detenidos por el crimen de José Luis Ramos, un joven de 24 años que el sábado pasado recibió una puñalada mortal en una gresca entre vecinos en el barrio Bella Vista Oeste, seguirán en la cárcel luego de que el juez penal Hernán Postma les dictara ayer a la mañana prisión preventiva sin plazo.

La fiscal Georgina Pairola le atribuyó a Gustavo "Chaque" S., un colocador de cerámicos de 29 años, los delitos de homicidio simple y lesiones leves en carácter de autor. Y a Cristian "Nano" P., un albañil de 26, le endilgó los mismos delitos pero como partícipe primario ya que irrumpió con el otro imputado en la casa de la víctima.

Piñas. Familiares de la víctima contaron que el hecho se desató cerca de las 7 del sábado cuando seis vecinos tomaban vino sentados en un tronco de Lima al 1900. Dos de ellos comenzaron a pelearse a las trompadas. Uno era Víctor, el primo de José Luis y su contendiente, apodado "Chaque".

Ramos intercedió por su primo y le propinó varios puñetes a Chaque. Entonces éste, según los parientes, fue hasta su casa, buscó dos cuchillas y fue a buscar a los primos. Primero intentó entrar por la fuerza a la casa de Víctor, pero no pudo. Caminó unos 40 metros hasta el pasillo donde vivía José Luis y le pateó la puerta de la casa. Y en presencia del padre de la víctima, Chaque lo mató de un puntazo.

Gustavo S. fue detenido por la Policía de Investigaciones (PDI) poco después del violento incidente. Apenas vio a los policías que iban a detenerlo arrojó al suelo los dos cuchillos que fueron utilizados para cometer el crimen. Precisamente esta fue una de las evidencias que exhibió la fiscal Pairola para atribuirle la autoría del homicidio. "Además de las cuchillas que fueron secuestradas tenía la ropa manchada con sangre", señaló.

Pairola también basó su acusación en los dichos del padre de Ramos, que también fue apuñalado en un brazo antes de que a su hijo le asestaran la estocada fatal.

En este contexto, la defensora pública Silvana Lamas requirió al juez Postma la excarcelación de los dos jóvenes imputados y en forma subsidiaria el arresto domiciliario, pero el magistrado decidió dictarles la prisión preventiva sin plazo.

Bronca. Luego del homicidio de Ramos, un hermano de éste explicó a La Capital la motivación del crimen. "Nosotros teníamos una bronca con Chaque que arrancó en un partido de fútbol. El y mi primo Víctor empezaron a pelearse y José Luis se metió. Así empezó todo. Así este tipo mató a mi hermano. Yo sé que esos puntazos eran para mí", explicó el familiar del muchacho asesinado, que lo asistió en un primer momento.

Según se pudo reconstruir del relato de testigos y familiares de Ramos, cuando comenzó el incidente estaban en la escena del hecho José Luis, su hermano, su primo Víctor, Chaque y Nano, también vecinos de la cuadra. Según los dichos de testigos, Chaque provocó a Víctor a raíz de asestarle dos cachetadas. La madre de Víctor intervino para calmar los ánimos, pero no la escucharon y en cuestión de segundos estaban peleando a las trompadas. José Luis trató de intervenir, pero una trompada en la cara hizo que él ocupara el lugar de Víctor en la contienda con Chaque.

"Aparentemente José Luis le pegó duro a Chaque y éste se fue para la casa. Al rato salió con dos cuchillas. Una en cada mano. Se vino y quiso entrar a mi casa, pero se quedó en el pasillo", recordó la madre de Víctor y agregó: "Quisieron entrar pero se quedaron en la puerta porque adentro de mi casa había muchas criaturas". Mientras esto ocurría José Luis y su hermano ya se habían ido a su casa, situada en el pasillo de Lima 1972.

El familiar de Ramos también contó que "Chaque, Nano y Pepe llegaron a la casa de José Luis y patearon la puerta. Por el estampido mi papá fue a abrir. Yo le dije que no lo hiciera, que íbamos a ver si les daba para entrar. Pero mi papá abrió y le dieron un puntazo en el brazo. José se metió y le pegaron un puntazo acá", dijo el hombre señalándose el intercostal izquierdo.

Desangrado. Ramos quedó tirado sobre el pasillo, agonizante, cuando la lluvia arreciaba. "Cuando llegaron los del Comando le pedimos que lo llevaran porque se desangraba. Le dijimos que la ambulancia no llegaba. Que se moría. Y no nos dejaron acercar. Yo quería ayudarlo. Era mi hermano y dejaron que se muriera desangrado".

Comentarios