Edición Impresa
Viernes 22 de Julio de 2011

Quechua, guaraní o toba también se aprenden en la UNR

Concurren personas de distintas motivaciones. La principal es valorar otras culturas

“No es sólo comprensión de  palabras, sino que es algo más profundo, es la comprensión de culturas”, expresa uno de los alumnos que asiste semanalmente a las clases de quechua, que en el marco del programa de enseñanza de lenguas originarias, desde 2009 ofrece la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Abarca también guaraní y desde agosto la lengua toba (qom).

Carlos Arce está jubilado y es otro de los alumnos de la clase de la profesara Fanny Trainer, licenciada en letras y especialista en investigación educativa que aprendió a leer y a escribir quechua viviendo en Humahuaca. Para Carlos las razones que lo llevaron a aprender esta lengua se explica desde lo religioso: “Es para poder contactarme con gente en su idioma materno y enseñarles la Biblia, porque de esa manera se llega mejor, de igual a igual, no como un mensaje de un extranjero, por eso estoy muy contento con lo que estoy aprendiendo”.

Los mismos motivos para tomar clases de quechua tienen Lucas Giorito y Angel Gómez. “Queremos llegar al corazón de las personas a través de su idioma”, coinciden los jóvenes y comentan que en Rosario hay más personas de lo que se conoce que hablan esta lengua y muchas veces se aíslan por no dominar bien el español.

Luciano Sulgati ha viajado muchas veces al noroeste argentino, un lugar por el que asegura tiene especial atracción, y además le gusta la música. No es extraño que haya elegido asistir a estos cursos para lograr una mejor comunicación. “Me he dado cuenta que es la mejor manera para comunicarme en todos los sentidos”, dice el joven que además está tomando clases de charango.

Más razones. Profundizar en los estudios y en la investigación también figura en las razones por las que alguien se decide a aprender quechua (por cierto una lengua que hablan 10 millones de personas). Ese es el caso de la antropóloga Graciela Dacunto. “Hace tiempo que estudio las culturas andinas, incaicas y preincaicas y la única manera de poder unir mis pensamientos y sentimientos es conociendo la lengua”, afirma.

La profesora Trainer comenta que a sus clases vienen personas con distintas motivaciones y de las más diversas profesiones y oficios, porque buscan no sólo conocer una lengua sino meterse de lleno en su historia y cultura. Eso explica que otra de las estudiantes, Melina Arancibia, haya elegido sumarse solamente para conocer su pasado: “Mis abuelos son bolivianos y es como que tengo una conversación pendiente con ellos, quiero conocer más sobre esta cultura, por eso aprendo quechua”.

Trainer es una apasionada en lo suyo y por eso abunda un poco más en los motivos comunicacionales, al decir que cuando se aprende y enseña esta lengua “se insiste en el contexto, en la cultura, donde hay elementos que ayudan a comprender y dar sentido a lo que se escucha y quiere comprender”. En otras palabras, “hay motivos más profundos que ir de turismo a un lugar, los motivos son siempre más íntimos”. Recuerda aquí que es bueno saber que muchas palabras que usamos cotidianamente provienen del quechua, como cancha, pucho, vincha y choclo.

Guaraní y Qom. En el programa de enseñanza de lenguas originarias contemplados en los Cursos de Lenguas Extranjeras para la Comunidad (Clec) de la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR, también se enseña guaraní  y desde agosto próximo se sumarán clases de toba (qom).

Según explica la secretaria técnica de los Clec, María Inés de Juano, la enseñanza de las lenguas originarias comenzó en 2009 y es en respuesta a las “necesidades e inquietudes de algunos sectores que quieren conocer y comprender las culturas originarias, no sólo a nivel de descripción sino que también demuestran interés por debatir y reflexionar sobre la problemática de estas expresiones culturales”. Es por eso que interesan a docentes, promotores sociales, estudiantes universitarios, profesionales y todo público inquieto en la temática.

El curso de guaraní es dictado por la profesora Elsa Recalde. Se enseñan contenidos relativos a esta cultura y a su lengua, de igual manera que la cosmovisión del mundo. En la Argentina, esta lengua tiene presencia en Salta, Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones.

Los cursos de quechua y guaraní tienen una carga horaria de dos horas semanales, donde en la primer parte se desarrollan conocimientos sobre la cultura y en la segunda se trabaja sobre la lengua propiamente dicha. La lengua qom comenzará a dictarse desde agosto próximo.

Comentarios