Edición Impresa
Sábado 15 de Octubre de 2011

Qué pasa con los cambios en el secundario

Los docentes advierten que la ley federal sigue vigente en las aulas. Exigen participación en el diseño de los nuevos planes de estudio

Los planes de estudio del secundario en la provincia siguen siendo los mismos que en tiempos de la ley federal de educación. Y según advierten los docentes los cambios que impulsa el Ministerio de Educación santafesino no promueven una transformación real, desconocen la participación docente y ponen en riesgo la calidad de los aprendizajes. Exigen que se convoque a una consulta seria para atender a los nuevos diseños curriculares.

¿Y qué aprenden los chicos en el secundario? La nueva ley de educación nacional (sancionada en 2006) llegó con la promesa de recuperar la enseñanza de las disciplinas básicas en el nivel medio o técnico, perdidas con la reforma de los 90, como historia, física, lengua, química o matemática, entre otras. No ya con la mirada enciclopedista del viejo secundario, pero sí con el espacio y dedicación necesarios que estos conocimientos requieren.

Si bien a nivel nacional los ministros acordaron un documento común que sirviera de referencia para trabajar en cada provincia ("Lineamientos políticos y estratégicos de la educación secundaria obligatoria"), en Santa Fe la discusión quedó en los escritorios.

En los principales gremios docentes (Amsafé y Sadop) hay preocupación por "la falta de un debate serio" y en especial porque -aseguran- "se repiten las viejas prácticas" oficiales de "simular consultas" a los educadores sobre un tema tan importante como es qué aprenden los adolescentes.

Gravedad."Es más grave que pensar que esta discusión está parada, porque en realidad el Ministerio de Educación de Santa Fe sigue avanzando con sus equipos sobre un nuevo diseño para el secundario", remarca el secretario de nivel medio de Amsafé provincial, César Gómez.

El dirigente hace referencia al borrador de diseño de cambio curricular (contiene el nuevo plan de estudio para la secundaria y se lo conoce como "Prediseño curricular para el ciclo básico de la educación secundaria") que los primeros días de diciembre del año pasado llegó a las escuelas. En ese momento, "le arrancamos al Ministerio -continúa Gómez- una jornada para debatir este documento, donde hicimos nuestras críticas".

Según explica, esa devolución "no fue tenida en cuenta", y en el caso de los planes que se corresponden a la educación técnica "se devolvió un diseño que no contempla nada de lo observado por los docentes" y se aleja del espíritu de la ley de educación técnica profesional.

Por eso reclama una participación real. "¿Qué hace este Ministerio? Cada tanto llama un número de directores, les tira unos documentos para leer y a eso llaman después participación. Es algo irrespetuoso", opina.

Esta semana los representantes seccionales de escuelas medias y técnicas que responden a Amsafé acordaron impulsar reuniones con los profesores de cada departamento y "exigir al Ministerio un debate serio". "Repudiamos la participación que dice llamarse así y no lo es", insiste Gómez sobre la metodología adoptada por la gestión de la ministra Elida Rasino de desconer qué piensan los educadores sobre qué deben aprender los chicos en la secundaria.

También se resolvió "marcar las necesidades de un cambio de currícula pero de fondo, en serio, porque lo que nos preocupa es la calidad de los aprendizajes y la formación de nuestros pibes".

En Rosario. Dentro de estas propuestas de debates, ayer se realizó una jornada gremial de escuelas medias y técnicas organizada por Amsafé Rosario. El secretario general de esta seccional, Daniel Couselo, contó que el eje de los debates pasaban por evaluar el alcance de los documentos que mandó la provincia a las escuelas.

También acordó en rechazar la manera en que "el Ministerio manejó la consulta con las escuelas", y sobre la que expresó su repudio. La jornada de ayer promete _dijo Couselo_ llegar a las escuelas secundarias para recoger las opiniones de los docentes. Según expresó además, la preocupación central está ahora en "las técnicas" por el apuro con el que se pretende cerrar el nuevo diseño.

Qué dice Sadop.La misma mirada de preocupación por el destino de lo que se enseña y aprende en el nivel medio y técnico es la que tiene el Sadop Rosario. Tal como remarca la secretaria académica del Instituto Superior de Capacitación Nº 4.087 del Sadop, Silvana Cadahia, "de la caja curricular, es decir lo que aprenden los alumnos, no se tocó nada"; y coincide en cuestionar el borrador que bajó a las escuelas "porque no atiende al gran desafío que tiene esta escuela secundaria obligatoria que es la inclusión".

Tal como explica -quien es además asesora en educación de la comisión directiva del gremio de los privados- es más que preocupante que luego de la jornada que se realizó en diciembre del año pasado sobre los cambios para el secundario, "no se haya convocado más a los docentes". "Sólo llegó un mail en febrero diciendo que quedaba todo en suspenso, y nada más", repasa y considera que "mientras tanto en las escuelas se sigue igual que con la ley federal".

Además de evaluar la distribución horaria de cada materia, para Cadahia es relevante que los cambios que adopte la provincia tengan en cuenta "la reorganización de los espacios y tiempos de la secundaria". "Es un tema a superar, -agrega- no se puede desconocer que la escuela está atravesada con las nuevas tecnologías, por ejemplo".

"Como está pensada la escuela hoy sigue siendo expulsora de los adolescentes, y nosotros queremos una escuela inclusiva", remarca y advierte que aún "a pesar de la Asignación Universal por Hijo, el desgranamiento escolar es una realidad". Además recuerda que "la reforma que se haga no puede desconocer la ruralidad, más en una provincia como Santa Fe".

"Desde el Sadop no sólo queremos debatir los contenidos sino cómo hacer un secundario inclusivo", concluye Cadahia y reclama "una participación real de los profesores en este debate".

Anuncios.En 2009 el Ministerio de Educación de Santa Fe anticipó que el 2010 sería "un año intenso de trabajo, un período de definiciones y consultas" hacia el nuevo secundario. El anuncio prometía demás que el nuevo plan sería el resultado del "consenso" y que en 2011 se verían los cambios . Hasta el momento la transformación prometida no llegó, y la propuesta que impulsa el Ministerio provincial sólo cosecha críticas entre los educadores.

Comentarios