Edición Impresa
Sábado 24 de Septiembre de 2011

Qué dicen y opinan los chicos

Los chicos de 6º y 7º grado de la escuela Echeverría no se amilanan cuando se enfrentan al micrófono de la FM Spika para hacer "Voces de la 85" pero el grabador de La Capital parece ponerlos en un aprieto. Intentan zafar de lado su timidez como lo hacen cada viernes en la radio y aseguran estar muy contentos por el premio Raíces que recibieron.

Una de esas voces es Alexis Riveros (11 años, 6º grado), quien dice que hacen el programa "para que la gente nos escuche y se entere de lo que hacemos. Siento que aquí puedo trabajar de otra manera algunos temas que trabajamos en clase". Su compañera de grado, Tamara Herrera (11) cuenta que cuando trataron el tema del agua, el que presentaron para ser nominado en los premios Raíces "buscamos dar consejos a la gente sobre no desperdiciar el agua, no dejar las canillas abiertas, no ensuciar los cursos de agua con basura. Y con respecto al taller es bueno eso de aprender a cuidar la voz, a educarla".

Lautaro Comparetto (11) se suelta un poco más y comenta respecto al programa que hicimos sobre el agua me di cuenta que en clase al tema lo dimos de una manera, pero cuando fuimos a la radio entendí que había un montón de cosas más, no sólo que contaminar el agua estaba mal. Aprendimos que no hay que contaminar porque le estamos trayendo problemas a las generaciones que van a venir después. Estamos hablando de ser solidarios con nuestro futuro".Joaquín Falcón, de 12 años y de 7º grado, también participa de la experiencia. Sencillo, destaca: "Me gusta el taller porque está bueno ir a hablar, que nos escuchen, tener la posibilidad de decir cosas fuera de lo que aprendemos en la escuela. Hablamos sobre la democracia, qué es, cómo debemos usarla. Y poder expresarnos es eso, un derecho democrático".

También cuentan que les gustaría hablar de la inseguridad que hay en el barrio, en el viejo y golpeado Tablada, que es mucha. "Porque por ahí la policía llega, pero a veces ya es muy tarde", se lamentan desde su inocencia.

Comentarios