Edición Impresa
Lunes 07 de Enero de 2008

Que no se cansen

La charla entre dos empresarios y un periodista discurría plácidamente en un bar venadense. Los dos hombres de finanzas, de cuentas bancarias abultadas, se jactaban de su escasa predisposición histórica al laburo.

Que no se cansen
La charla entre dos empresarios y un periodista discurría plácidamente en un bar venadense. Los dos hombres de finanzas, de cuentas bancarias abultadas, se jactaban de su escasa predisposición histórica al laburo. Ambos coincidían en que sus hombros eran la parte del cuerpo que podría ser trasplantado sin necesidad de chequeo previo. Uno de ellos fue más contundente: "Todavía tengo el nylon puesto de fábrica". El tercero en discordia, un periodista cuarentón, coincidió. "Yo era un tipo laburador hasta que me dediqué al periodismo", soltó sin ponerse colorado. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Quema calorías
El dueño de la radio que sólo pasa rock nacional es un hombre muy ocupado. Tal vez por eso no le queda más remedio que ir al gimnasio los sábados a la tarde. Eso sí: hay que admitir que es un tipo disciplinado y que se esmera por cumplir con la férrea rutina que le impone su objetivo de bajar los kilitos que sumó en los últimos meses. Así se hace.

Comentarios