Cartas de lectores
Martes 23 de Agosto de 2016

Que no haya más Belenes

El Tribunal que condenó a Belén a 8 años de prisión dice que tuvo a su bebé en el baño del hospital y lo mató a golpes sobre el inodoro.

El Tribunal que condenó a Belén a 8 años de prisión dice que tuvo a su bebé en el baño del hospital y lo mató a golpes sobre el inodoro. Ella dice que llegó con fuertes dolores de panza y no sabía que estaba embarazada. Su abogada defensora dice que sufrió un aborto espontáneo y reclamó su libertad. Más allá de implorar justicia en este caso tan delicado, lo que debemos intentar como sociedad es que no haya más Belenes. Que ninguna chica no sepa si está embarazada o no, que no haya nadie fuera del sistema de salud, que no ocurra una ausencia de pareja que contenga, o una familia detrás que cuide y proteja. Porque, según las crónicas, esto pasó con Belén en Tucumán, donde se logró construir una movilización en todo el país y afuera también, para avanzar en la conquista del aborto legal, seguro y gratis, pero nadie reflexiona sobre la necesidad de reafirmar valores de la sexualidad responsable, de una educación para el amor y de consolidar el respeto y cuidado de la vida y del cuerpo, del propio y el de los demás. Necesitamos reconstruir una sociedad que esté llena de vida, con adultos enfocados en la cultura del trabajo y con chicos en las escuelas aprendiendo a forjar su futuro; con padres en su lugar de padres, con familias reunidas; con abuelos respetados como portadores de sabiduría y memoria; con jóvenes sanos, abiertos a la vida. Hay muchos sitios para nuestros jóvenes en donde pueden edificar este camino, pero seguro no son las comisarías, la calle o los pasillos y el baño de un hospital.

Gabriel Campero

Comentarios