Edición Impresa
Sábado 05 de Julio de 2014

Que no falten momentos para los libros

Buena literatura, uso responsable de las redes sociales, aprovechar el tiempo con la familia y amigos, además de recomendaciones para buenos espectáculos son algunas de las sugerencias que aportanprofesoras de escuelas primarias para el receso escolar.

Noelí Gagliardi es maestra de 6º grado de la Escuela Nº 528 de la zona oeste de la ciudad. Cuenta que desde inicio de clases trabaja con sus alumnos sobre el uso prudente de las redes sociales, ya sea cuando están frente a la compu o con el celular. Sabe que los que tienen perfiles en Facebook son los que más pasan frente a la computadora.

Se entusiasma cuando habla de la biblioteca del aula que lleva adelante como parte de un proyecto institucional de la escuela para fomentar la lectura lúdica, por placer. Describe que los chicos van y toman el libro que más les gusta para llevarlo a su casa, luego en una libreta que llaman "Dora, la recomendadora" anotan sugerencias para sus compañeros. Una encuesta entre los alumnos orientó qué libros comparar para este espacio: los de terror ganaron por mayoría. "Hay chicos que se leen un libro por semana, otros que lo tienen por un tiempito más largos y otros que prefieren no llevarse ninguno. Pero por suerte tengo dos grados muy lectores", festeja la maestra.

Para Florencia Dietrich, vicedirectora de la Escuela 1.182 San Luis Gonzaga, de Empalme Graneros, "el tiempo de las vacaciones puede ser una buena oportunidad para estrechar vínculos entre adultos y niños, padres e hijos". Estima que más que ser un problema que los chicos estén más tiempo en la casa hay más oportunidades para disfrutar de otra manera: "Si bien la tecnología ocupa mucho tiempo en la vida de nuestros niños y, a veces, parece ser el único entretenimiento, cuando les ofrecemos otras experiencias se muestran asombrados y curiosos".

En estas alternativas menciona al cine, el teatro y las diferentes ofertas culturales que tiene Rosario, como el Tríptico de la Infancia, actividades en los Distritos, en el Complejo Astronómico, en los museos, parques y plazas. Y además, agrega, que "leer cuentos, fabricar y jugar con títeres, compartir un juego de mesa son propuestas que no necesariamente implican gastos y consumo". Mira a las vacaciones como un tiempo de encuentro, "para no confundir autonomía con aislamiento, independencia con soledad, libertad con falta de sostén".

Recreación.También la lectura y los buenos espectáculo entran en la consideración de la vicedirectora de la Escuela Nº 55 Domingo F. Sarmiento, Marisa Borri. "Hemos fomentado mucho desde principio de año el asociarse a la Biblioteca como una forma de colaborar con la escuela y fomentar el acercamiento a la lectura", cuenta sobre una iniciativa que invita a los chicos a llevarse libros prestados para leer en vacaciones.

Otra actividad que representa una de las tareas para estos días sin escuela y para los chicos de los primeros grados es llevar adelante una especie de bitácora donde reflejar comentarios de las familias, fotos, dibujos y paseos. "De alguna manera comprometemos a las familias a involucrarse con el niño y la escuela", anticipa Borri. Completa que también fomentan que los chicos asistan a aquellos espectáculos como "Ojo el piojo", de pequeños cineastas o los de teatro.

Marcela Bazán enseña ciencias sociales y lengua en la Escuela Nº 1.283 Albert Sabin. Cuenta que es un tema de conversación con los padres de sus alumnos el tiempo extendido que pueden pasar solos con internet. Una discusión para la que entiende no siempre hay una respuesta uniforme: hay familias que sí los dejan estar por largas horas y otras que no. Igual analiza que la dificultad siempre está en ponerles límites y organizar buenos espacios de encuentros. Claro que esto no es para todos los casos. Como en los casos de las docentes anteriores, Marcela se inclina porque siempre se favorezcan las actividades recreativas.

Comentarios