Edición Impresa
Sábado 16 de Noviembre de 2013

Qué les preocupa e interesa a los jóvenes de hoy

La Primera Encuesta Iberoamericana de Juventudes concluye que cuestionan a la escuela, les preocupa la violencia y temen a la policía

Una buena parte de los jóvenes cuestiona severamente a la escuela, en una de sus funciones básicas, como institución socializadora. La universidad y las organizaciones religiosas les ofrecen confianza, no así la policía. Les preocupan la delincuencia y la violencia, seguida por la drogadicción, el alcoholismo, y el desempleo. De todos modos, ven al futuro con una mirada optimista. Estos son algunos de los datos que se desprenden de la Primera Encuesta Iberoamericana de Juventudes, realizada por la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), que entrevistó a principio de este año más de veinte mil jóvenes de distintos países (entre ellos la Argentina), que tienen entre 15 y 29 años, con el fin de conocer sus percepciones sobre la seguridad, la salud, la educación y la familia, entre otros temas.

El estudio fue realizado por la OIJ con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo y del CAF (Banco de Desarrollo de América Latina). Según expresaron los impulsores de este trabajo de investigación, los resultados obtenidos son "un gran desafío para los organismos internacionales, los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil, que consiste en interpretar los mensajes y crear respuestas institucionales efectivas". En otras palabras, "obligan a examinar las prioridades de las políticas públicas para reflexionar sobre la inserción social y la participación ciudadana juvenil".

El futuro. Entre otras conclusiones aportadas desde el estudio, se determinó —según lo difundido en el portal Educ.ar y lo que se lee del informe ejecutivo de la encuesta— que "la juventud iberoamericana demostró que tiene un talante incuestionable para enfrentar la adversidad y que está preparada para jugar un papel protagónico en la construcción del futuro".

Uno de los temas centrales abordados fue conocer la percepción de los jóvenes sobre las instituciones. Así, y al hablar de la escuela, se concluyó que "para una tercera parte de los jóvenes entrevistados, la escuela como principal institución socializadora se encuentra severamente cuestionada en su forma más general, tendencia que se acentúa en el Cono Sur (incluye a la Argentina) y en Brasil".

Secundario. La percepción juvenil es diversa ante la pregunta que buscó conocer si habían tenido una buena educación secundaria. Aquí las opiniones concluyeron en que es regular, aunque se dividieron en torno a la calidad académica: para el 30 por ciento de los jóvenes de Península Ibérica, México y Cono Sur había sido buena, no así en Centroamérica y la Región Andina, y menos Brasil que no le otorga ni el 10 por ciento. "Los jóvenes de México y Brasil comparten la opinión acerca de los profesores: para esos jóvenes no fueron tan buenos, a diferencias de los demás, que los califican un poco mejor".

Trabajo.Respecto de la percepción sobre el trabajo, los jóvenes entrevistados asignan un lugar privilegiado al aspecto educativo para acceder al mismo.

Y sobre la confianza con la que los jóvenes miran a las instituciones, "la universidad, en todos los casos, es la institución mejor calificada como un correlato a la conciencia de que a pesar de las deficiencias se puede confiar en su actuar". Le siguen las organizaciones religiosas, que no sólo tiene que ver con las profundas raíces que tienen en la cultura iberoamericana, sino en el crecimiento que en los últimos años ha tenido esta búsqueda de referentes ante la incertidumbre de los entornos. Y en los últimos lugares de confianza figuran los políticos y la policía.

Otro aspecto considerado en la encuesta como principal para entender muchas actitudes de los jóvenes, es la percepción que tienen de los entornos cotidianos. Aquí los jóvenes mencionaron —con distintos órdenes de prioridades según las regiones— "a las pandillas (o bandas) de los barrios", las peleas con arma de fuego o cuchillo, la violencia intrafamiliar y las relaciones de pareja violentas. La delincuencia y la violencia son las más nombradas cuando se los consultó sobre los principales obstáculos que visualizan en su generación. En tanto que también se mencionan los problemas económicos y los del empleo.

Visión. El director de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal), Martín Hopenhayn, señala a modo de conclusión del informe, y entre otras consideraciones, que "las indagaciones acerca de las percepciones de la educación y la escuela, institución donde los jóvenes adquieren o desarrollan los conocimientos y habilidades necesarios para desenvolverse en la sociedad, revela que un tercio de los jóvenes entrevistados cuestionan su funcionamiento básico. En menor proporción cuestionan la capacidad de los maestros y alertan sobre la violencia en el ámbito escolar". Recuerda aquí que las críticas más severas provienen de jóvenes en Centroamérica y Brasil.

"Aunque en general los jóvenes —dice el especialista— consideran que la calidad de la educación es regular, las personas entrevistadas les asignan un lugar importante a la relación entre los logros educativos y el acceso a un buen trabajo, particularmente en Centroamérica, la región Andina y Brasil. En zonas donde los niveles educativos son generalmente más altos, como el Cono Sur y la Península Ibérica (donde también se suman los efectos de la crisis económica), también se subraya la importancia de los contactos sociales. Pero son pocos los jóvenes que expresan que la falta de oportunidades es un obstáculo para conseguir empleo".

Opina que quizás por "la importancia que se le otorga a la educación como medio para conseguir empleo, la juventud califica a la institución universitaria de manera muy positiva". "En el otro extremo existe muy baja confianza en los políticos (y en general, del gobierno) y en la policía".

El funcionario de Cepal, señala en su análisis que por otro lado, "la violencia es un tema crítico para jóvenes iberoamericanos, y en todas las subregiones por lo menos 1 de cada 3 jóvenes reconoce la presencia de pandillas en su barrio". "Esta cifra —continúa— expresa con elocuencia la magnitud del problema, pero más aún, obliga a interrogarse sobre las causas estructurales que llevan a la proliferación de este tipo de organización juvenil en el mundo urbano iberoamericano".

A esta primera encuesta sobre juventudes la llamaron "El futuro ya llegó". Y en su presentación arranca citando al Indio Solari (músico): "En vez de bajarles línea, a los chicos hay que escucharlos; porque en sus nervios hay mucha más información del futuro que la que los tipos de nuestra edad pueden tener como para aconsejarlos".

Comentarios