Edición Impresa
Sábado 22 de Diciembre de 2012

¿Qué hay detrás de todo esto?

Casi cincuenta intentos de robo a supermercados y pequeños locales de barrio se produjeron sólo ayer en Rosario. Más de la mitad de ellos lograron su objetivo, el resto fue evitado por la policía.

Casi cincuenta intentos de robo a supermercados y pequeños locales de barrio se produjeron sólo ayer en Rosario. Más de la mitad de ellos lograron su objetivo, el resto fue evitado por la policía. Impacta ver a esforzados comerciantes defender como pueden sus negocios. Con piedras y en soledad, como en Ovidio Lagos al 4000, o a los tiros, como el que provocó una de las dos muertes registradas. La otra es una mujer que se desangró cuando ingresó a un local. ¿Qué movilizó a tanta gente? Ya se pueden ensayar algunas explicaciones:

1. No tiene nada que ver con la protesta social. Una muy buena conjunción de esfuerzos nacionales, provinciales y municipales lograron atender este año las clásicas demandas de esta época a tal punto que casi no se venían registrando los habituales piquetes de protesta. Ninguna organización social participó de la movida.

2. No fue una protesta por la tormenta. Si se mira bien, las zonas de robo a comercios no coinciden con las que resultaron más afectadas por el diluvio de esta semana.

3. No fueron movimientos espontáneos. Desde distintas fuentes confirman haber detectado en la logística de estos hechos la misma presencia sindical que ayer denunció el gobierno nacional.

4. Existió el efecto contagio. No es casual que después de la exagerada exposición mediática de los desmanes en Bariloche se sucedieran réplicas similares en varios lugares del país.

5. Tiene que ver el narcotráfico. En Rosario podría estar dándose una preocupante disputa de territorios donde funcionan quioscos de droga. No son pocos los que adjudican a los llamados “soldaditos narcos” haber liderado los asaltos a comercios.

Una buena: en medio de tanta tensión, la ciudad dio un ejemplo de comportamiento político. No hubo chicanas entre los partidos y se vio una postura de firmeza que no se había visto antes. Todos consensuaron respaldar a la intendenta y el gobernador para que la policía actúe con energía (hubo más de cien detenidos) y la Justicia los condene. Ayudará a evitar que se repita.

Comentarios