Edición Impresa
Sábado 16 de Julio de 2016

Qué hacer con los chicos en vacaciones

Preguntarse "qué hago" con los niños en vacaciones suena muy feo, es como decir "dónde lo deposito" o peor aún "dónde lo encajo", como si fueran un objeto o un paquete.

En mi experiencia como docente, veo en los niños la vertiginosidad y la liquidez del tiempo de los adultos. Eso llega a las aulas, se puede palpar en los niños; chicos abrumados de tantas actividades extras, tantos horarios por cumplir, materiales por preparar para tal fin y... "a no olvidarse", porque muchas veces recaen en ellos tal responsabilidad.

    Preguntarse "qué hago" con los niños en vacaciones suena muy feo, es como decir "dónde lo deposito" o peor aún "dónde lo encajo", como si fueran un objeto o un paquete.

   Esta etapa del año suele ser un problema para los padres, aunque seguramente muchos de ellos se guardan días en el trabajo para estar con sus hijos. Lo mejor entonces es tomarse este tiempo para hacer una pausa, hacer lo que el cuerpo pide y cambiar esa rutina diaria y vertiginosa de todos los días. Entonces, levantarse tarde, desayunar bien, estar tranquilos en casa, leer y jugar con ellos son muy buenas opciones en estas vacaciones.

   Dice Daniel Calmels (psicomotricista): "Los juegos entre padres e hijos son generadores de una modalidad vincular 'matriz lúdica' que está presente en los juegos que el niño comparte con otros niños y con otros adultos, desde la niñez, la adolescencia y la vida adulta".

Existen muchos lugares donde pasar lindos momentos entre amigos. Una peli copada, un chocolate con churros, espacios públicos gratuitos que la ciudad ofrece en esta época como "La Granja de la Infancia", los "Roperitos" en la Sala Lavardén, un buen espacio para la creatividad y el ingenio, en fin hay muchos... Lo importante en todo esto es brindarle al niño esa mirada suave, paciente, firme, segura, esa caricia sincera y franca que tanto merece.


Comentarios