La ciudad
Domingo 31 de Julio de 2016

Que el humo no tape la transparencia

"Veíamos la serie en los años 90, con 6 ó 7 años; y hoy hay más chicos de esa edad que se van sumando"

El mundo de la política está lleno de humo y hay que esperar que se disipe para dilucidar si lo que se cuenta o anuncia es realmente así. Esta semana el bloque de concejales de Ciudad Futura presentó un portal en el que expone todos sus números: cuánto ganan, qué proyectos presentan y hasta con quién se reúnen. "Los números al alcance de todos", remarcaron.

Así, se pudo conocer que cada concejal cobra un salario de 58 mil pesos, y que en el caso de los ediles de Ciudad Futura (Juan Monteverde, Caren Tepp y Pedro Salinas), donan el 70 por ciento de ese sueldo "al instrumento" (su partido) para mantener la "independencia económica" de su sector político.

Esa donación no pasó desapercibida, ya que Ciudad Futura empapeló gran parte de la ciudad con carteles en los que, con letra muy grande, se lee "donamos el 70 por ciento de nuestros sueldos". Evidentemente, la idea era que los rosarinos conocieran esa acción.

No son los primeros que donan parte de sus salarios. El presidente Mauricio Macri hace lo mismo y destina un porcentaje al comedor Los Piletones, que dirige Margarita Barrientos. Y en 2010 Néstor Kirchner donó su salario de diputado nacional a organismos de derechos humanos.

Al mismo lugar. En el caso de Ciudad Futura los fondos donados van a Ciudad Futura. Y eso se comunica por cartelería pública, que en parte se paga con el dinero que donan los tres concejales.

Está muy bien que el sector mantenga su "independencia", máxime si se tiene en cuenta que durante el kirchnerismo el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que por entonces lideraba Alicia Kirchner, les giraba subsidios para el funcionamiento de un tambo que tiene sentencia de remate en Nuevo Alberdi.

En el portal que presentaron esta semana también se puede observar que el 8 por ciento de los ingresos del movimiento proviene de las denominadas "fiestas rojas", eventos que se realizan el bar Distrito Siete (Ovidio Lagos y Córdoba), que administra Ciudad Futura. De allí que uno de los proyectos que impulsan es la flamante ordenanza de bares culturales, que prevé exenciones de tasas a este tipo de bares. Es decir: beneficio propio y directo.

Lo mismo sucede con el pedido de expropiación que impulsan para el predio donde funciona el tambo, que no encontró apoyo legislativo y les generó fuertes controversias con el ex gobernador, Antonio Bonfatti. Las tierras fueron usurpadas por el movimiento hace ocho años y la Justicia ya dictaminó que debe volver a manos de quien pudo acreditar su titularidad.

De acuerdo a información oficial del Concejo, desde el 10 de diciembre de 2015 al 15 de julio de 2016 se presentaron 247 proyectos de ordenanzas. Sólo 5 (el 2,82%) fueron impulsados por los tres concejales del bloque Ciudad Futura. Entre ellos está la expropiación de la zona donde administran el tambo. Antes habían presentado el de exenciones a los bares culturales.

Añoranza. Algo es seguro, la irrupción de este movimiento en la arena política local trajo consigo frases setentistas que despiertan nostalgias. Por ejemplo, en el ingreso al tambo se observa la leyenda "Usted está en territorio rebelde. Manda el pueblo, no los monopolios".

También es elocuente el nombre que le pusieron a la escuela que funciona en los lotes usurpados de Nuevo Alberdi: Etica (Escuela del Territorio Insurgente Camino Andado). Y una con más peso combativo aún, el dulce de leche que producen en el tambo lleva impresa la frase "Tan violentamente dulce", esa que popularizó Julio Cortázar en el texto "Nicaragua, tan violentamente dulce", escrito tras el triunfo de la revolución sandinista.

Así, este soplo de aire fresco y juventud idealista quizás le imprima cambios al Concejo local. Por ahora, la mayoría de los proyectos que impulsaron tiene una correlación directa con sus propios intereses. Algo de lo que la vieja política sabe mucho y se espera que la nueva cambie. Tal vez eso suceda cuando se disipe el humo.

Comentarios