Edición Impresa
Miércoles 16 de Septiembre de 2015

Que el 0-0 no tape los ojos de Bernardi

A ver, digámoslo con todas las letras y sin que nadie lo tome a la tremenda porque no existen motivos para caer en ese ejercicio autodestructivo.

A ver, digámoslo con todas las letras y sin que nadie lo tome a la tremenda porque no existen motivos para caer en ese ejercicio autodestructivo.

El paso de los días siempre ayuda a poner las cosas en el debido lugar y en su real dimensión. Se saluda que Newell’s no se haya entregado de pies y manos a una forma de jugar que se fue con la ida de Gerardo Martino. También se elogia que Lucas Bernardi haya sido capaz de parar a un equipo con la clara intención de cortar con la hemorragia de las derrotas en los últimos clásicos. Pero sólo alguien que no tenga dos dedos de frente podría pensar que Newell’s ya solucionó todos los problemas colectivos que arrastra desde hace años.

Por eso el técnico rojinegro ya no tiene margen para pensar que el empate del domingo en el Gigante le permitirá ver más luces que oscuridad en el final del túnel. Si Lucas está convencido o empacado con eso, estará perdido. Y su estadía en el banco leproso seguramente tendrá una fecha de vencimiento cercana. Asoma un tiempo divino para que Newell’s y su entrenador encuentren el camino para no andar a los barquinazos como le viene sucediendo al equipo desde Alfredo Berti a esta etapa. Así como Bernardi mostró firmeza para armar algo diferente de lo que piensa ante Central, ahora se impone que a fin de año depure a este plantel para darle paso a su verdadero equipo.

Comentarios