Cartas de lectores
Martes 08 de Noviembre de 2016

Que alguien pare esta locura

No sé si pasó lo mismo en Rosario. Pero conocemos por los medios que con el recital de Guns´n Roses en estos días en el estadio Monumental de Buenos Aires...

No sé si pasó lo mismo en Rosario. Pero conocemos por los medios que con el recital de Guns´n Roses en estos días en el estadio Munumental de Buenos Aires, la barrabrava del Club River Plate manejó un negocio estimado en más de cuatro millones de pesos. Entradas de protocolo brindadas por los directivos, dos molinetes liberados, los "trapitos" y la venta de comida, gaseosas y merchandising, dan forma a una ganancia millonaria para unos pocos. Al igual que los barras de Temperley, que esta semana hicieron renunciar a su presidente ante del reclamo de 70.000 pesos mensuales, la gestión del estacionamiento durante los partidos, el manejo del buffet y la venta de indumentaria oficial. Estos son los nuevos modelos de muchos de nuestros niños y jóvenes. Ya no son los ejecutivos, los científicos, ni siquiera los artistas o deportistas. Plata fácil, divirtiéndose. Y este mal está tan enquistado que resulta imposible resolverlo. Vayan a hablarles a estos barras, que viven del apriete y de la violencia, del estudio para ser alguien en la vida, del sacrificio del trabajo digno de todos los días. Del compromiso con el que está al lado, del fortalecimiento de los valores éticos y solidarios para construir una sociedad mejor. De aprender otro idioma para desarrollar una mejor cultura general, de hacer una huerta orgánica en el fondo de la casa para comer sano, de la responsabilidad en crear una sociedad más justa y solidaria. Imposible cambiar esto, no hay dirigente o autoridad que se plante ante ellos y termine con esta plaga. Ya está en nuestra cultura y creo que nadie podrá parar esta locura. Ni piensen en suprimir el fútbol, es un negocio muy grande como para desaprovechar y con intereses muy poderosos.

Martín Durán / CABA


Comentarios