El Mundo
Sábado 07 de Enero de 2017

Putin ordenó influir en las elecciones de Estados Unidos para ayudar a Trump

El informe de los servicios de inteligencia indicó que el objetivo de Moscú era socavar el proceso democrático y denigrar a Hillary Clinton.

El presidente ruso, Vladimir Putin, "ordenó" una campaña para influir en el resultado de las elecciones del 8 de noviembre en Estados Unidos, indicó un informe de los servicios secretos norteamericanos dado a conocer ayer. El informe, elaborado, por la CIA, el FBI y la NSA, asegura que el objetivo de Rusia era socavar la credibilidad del proceso democrático y difamar a la candidata demócrata Hillary Clinton para reducir sus posibilidades de éxito en los comicios.

   Las tres agencias expresaron se mostraron "muy confiadas" en que Putin buscó influenciar la elección. La versión desclasificada del reporte fue entregada al presidente saliente Barack Obama y al mandatario electo Donald Trump.

   El gobierno de Barack Obama responsabiliza a Moscú por los hackeos de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata y de John Podesta, jefe de campaña de Clinton. Los mensajes fueron filtrados a Wikileaks para su publicación. Putin niega la injerencia rusa en las elecciones y Julian Assange, fundador de Wikileaks, asegura que no fueron los rusos quienes le pasaron la información. El director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, reiteró el jueves ante el Comité de Servicios Armados del Senado que hubo injerencia rusa en las elecciones. Según Clapper, la injerencia rusa no se limitó al hackeo de los correos electrónicos del Partido Demócrata, sino que los rusos llevaron a cabo uncampaña "multifacética" que incluía propaganda, desinformación y difusión de noticias falsas.

   Trump ve en la insistencia de las denuncias sobre el hackeo ruso "una caza de brujas política" por parte de sus adversarios. "China, recientemente, hackeó 20 millones de cuentas. ¿Por qué nadie habla de esto? Esto es un caza de brujas", dijo.

Confirmado

   Precisamente ayer, el Congreso de Estados Unidos confirmó el triunfo electoral de Trump en las elecciones del 8 de noviembre, en medio de una gran tensión por los intentos de varios legisladores demócratas para que se invalidara el resultado por la supuesta injerencia de Rusia. Las protestas de los legisladores demócratas se produjeron ante el pleno del Congreso, reunido en sesión conjunta y que ayer cumplió con la última formalidad antes de que el 20 de enero Trump jure el cargo y se convierta en el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos. "Me opongo porque el pueblo de California está aterrorizado por la intervención de Rusia en las elecciones", dijo la legisladora demócrata por California Barbara Lee, quien siguió protestando a pesar de que su micrófono fue silenciado después de que el vicepresidente, Joe Biden, le negara la posibilidad de recurrir los resultados. Biden, quien ejerce como presidente del Senado, rechazó cada uno de los intentos de legisladores de su partido para invalidar el resultado electoral, citando el reglamento del Congreso que pide que las quejas se presenten por escrito y estén firmadas tanto por un legislador de la Cámara de Representantes como por un senador.

    Finalmente, Biden ratificó el triunfo de Trump como nuevo presidente al haber obtenido 304 votos en el Colegio Electoral, una cifra que supone la mayoría de los 538 compromisarios que, en nombre de los ciudadanos, votan en cada uno de los Estados del país para elegir al presidente y vicepresidente.

   Clinton perdió al recibir 227 votos en el Colegio Electoral, aunque consiguió ganar el voto popular al hacerse con casi tres millones de papeletas más que Trump. Después de que Trump fuera confirmado, varios jóvenes del público se levantaron de sus asientos, comenzaron a protestar con gritos y fueron sacados de la sala por agentes de seguridad.

Comentarios