Medio ambiente
Sábado 13 de Agosto de 2016

Putin destituyó a su número dos en el Kremlin, Serguei Ivanov

Vladimir Putin no suele deshacerse de los viejos amigos, pero ante dos citas electorales importantes son varios los casos que se están dando.

Vladimir Putin no suele deshacerse de los viejos amigos, pero ante dos citas electorales importantes son varios los casos que se están dando. Con los cambios llega sangre joven al poder, sin pasado y completamente dependiente del presidente ruso. A Putin le gusta disponer así de su personal. En una maniobra espectacular cesó ayer al jefe del gabinete presidencial Serguei Ivanov, quien durante años fue un hombre de su más estrecha confianza. Y lo hizo sin dar señal previa alguna. "Entiendo sus deseos de hacer algo diferente tras más de cuatro años", dijo Putin tras reunirse con Ivanov en el Kremlin.

   Y ante las cámaras, el mandatario designó como encargado especial de Medio Ambiente y Transporte al hombre que durante 15 años ayudó a forjar la política exterior de una potencia nuclear como Rusia. Una degradación que ha causado conmoción en la política rusa. "Si Ivanov no es seguro, ¿entonces quién lo es?", señaló un analista en Internet. El ex ministro de Defensa es, al igual que Putin, un hombre de las filas del servicio secreto soviético KGB y ha pasado por todo. "Serguei Ivanov era el James Bond soviético. El agente de un imperio desaparecido que mantiene su lealtad y sigue estando dispuesto a luchar por el", dijo el publicista Mijail Sygar.

   La popular teoría de que Ivanov iba a ser el heredero de Putin queda ahora descartada. Como ocurrió a menudo durante su gestión, el presidente consigue hacer añicos todas las suposiciones. Este nuevo golpe político de Putin hará que otros pesos pesados comiencen a sudar. "¿Quién será el siguiente?".

Rumores de relevo. Son insistentes los rumores sobre un relevo del primer ministro Dmitri Medvedev, si el partido del Kremlin, Rusia Unida, consigue un mal resultado en los comicios legislativos del 18 de septiembre. Desde el Kremlin se intenta desmontar esa teoría asegurando que forma parte de una "campaña".

   Medvedev ha sido criticado por desafortunadas intervenciones. El primer ministro dijo a los profesores que se quejaban de su bajo salario: "Si quieren ganar dinero, dedíquense a la economía". De inmediato circuló en Internet una petición pidiendo su dimisión y en una semana se reunieron más de 250.000 firmas. Otros estrechos colaboradores de larga data han perdido cercanía con Putin. El ex responsable de la red de ferrocarriles Vladimir Yakunin tuvo que dejar el cargo el año pasado.

   Además, Igor Sechin, ex miembro del servicio secreto y director del gigante petrolero Rosneft, no consiguió la privatización de la empresa Bashneft que el mandatario esperaba. El experto Andri Kolyadin señaló que ser amigo de Putin pierde entonces relevancia. El cese de Ivanov llega en momentos turbulentos para Rusia. En raras ocasiones la política exterior se ha visto sometida a tal presión. Está enfrentado con Occidente por su política en Ucrania y en Siria. Ivanov es uno de los muchos políticos leales al Kremlin que están en la lista de sancionados de Estados Unidos desde la crisis de Crimea en 2014.  El nombramiento de Anton Vaino (de 44 años) como sucesor de Ivanov refuerza a Putin desde dentro del aparato estatal.

Comentarios