El Mundo
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Putin aboga por mejorar la maltrecha relación de Rusia con Occidente

El presidente ruso, Vladimir Putin, abogó en Moscú por recomponer la maltrecha relación con Occidente, según se deduce de su Discurso a la Nación que todos los años ofrece a representantes de la política y la sociedad.

El presidente ruso, Vladimir Putin, abogó en Moscú por recomponer la maltrecha relación con Occidente, según se deduce de su Discurso a la Nación que todos los años ofrece a representantes de la política y la sociedad. "No queremos ninguna confrontación, no buscamos enemigos", dijo el mandatario. "Necesitamos amigos, pero no vamos a permitir que menosprecien nuestros intereses nacionales", agregó Putin, que instó además a Estados Unidos a luchar conjuntamente contra el terrorismo en Siria, país asolado por la guerra civil.

Posteriormente el líder del Kremlin firmó sorpresivamente un nuevo plan de política exterior. Este paso se da justo antes de que llegue en poco más de un mes a la Casa Blanca el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Rusia quiere ampliar su relación bilateral con los países más influyentes de la Unión Europea: Alemania, Francia, Italia y España. Es por ello que el Kremlin subrayó su rechazo a intervenciones militares como las de 2011 en Libia y su dura crítica a Estados Unidos y las actividades de la Otán en el este de Europa.

El terrorismo es, según Rusia, el mayor peligro que enfrenta el país. "Lo principal en la lucha contra el terrorismo es la creación de una coalición internacional sobre una base legal sólida (...) que no esté politizada ni tenga una doble moral", se informó. Ya en su discurso a la nación Putin había instado a Estados Unidos a combatir de forma conjunta el terrorismo. Moscú está dispuesto a dialogar con el nuevo gobierno de Trump pero de igual a igual, subrayó el mandatario.

Mayores tensiones. La crisis en Ucrania y el conflicto de Siria, así como las actividades de la Otán en el este de Europa, han provocado las mayores tensiones con Occidente desde el fin de la Guerra Fría.

A diferencia de otros discursos a la nación, los temas internacionales han desempeñado en esta ocasión un papel menor. Putin intervenía por décimo tercera vez ante cerca de un millar de dignatarios y representantes. A lo largo de los 69 minutos que duró su discurso, hizo un encendido llamamiento a la "unidad en los tiempos difíciles" y abordó la crisis económica y problemas de política interna.

Comentarios