Ovación
Viernes 04 de Noviembre de 2016

"Pude aportar lo mío"

Sosa fue uno de los jugadores clave en el triunfo ante Boca. "De haber recibido un gol antes otra pudo ser la historia", dijo.

Las jugadas de Walter Montoya valieron oro. El acompañamiento de futbolístico de Fernández fue inconmensurable. Otro tanto el desgaste físico con gol incluido de Herrera, en lo que fue una de las apuestas más importantes de Coudet. Argumentos de alta gama en un partido de alto voltaje, por el rival y el contexto. Y en el medio de eso, la solvencia de Sebastián Sosa para bancar la parada en los momentos más álgidos del trámite. Justo cuando el equipo canalla no respondía colectivamente en ataque, pero sí se abroquelaba del medio hacia atrás. "No sé qué porcentaje le pongo (risas), pero fue una intervención que me dejó contento porque pude aportar también lo mío", le dijo el arquero canalla a Ovación, como intentando apartarse de la cuota de responsabilidad que le cabía en el triunfo, pero igual reconociendo que a partir de esas apariciones certeras se gestó parte de la clasificación a semifinales de la Copa Argentina.

"De haber recibido el gol en ese momento y con tanto tiempo por delante, otro pudo haber sido la historia", razonó Sosa, para quien "este equipo necesita de todos y fue bueno que cuando tuve que participar del juego lo pude hacer de buena manera".

Ya más calmo, con la tranquilidad del pase a semifinales bajo el brazo, Sosa mostró mucha mesura, pero también una enorme ilusión. "De Boca tengo un gran recuerdo porque pude ser campeón de la Copa Argentina, pero quiero ser campeón con este equipo". Todo esto en el marco de una posible partida en diciembre, cuando se le vence el préstamo, lo que lo obliga a poner todas las pilas en estos dos partidos que separan a Central de la consagración.

"Desde que llegué al club intenté dar lo mejor y después Dios dirá dónde me toque estar. Puse mucho para llegar acá y si me dan la opción obviamente voy a poner la mejor voluntad para seguir", sentenció el uruguayo.

Y el camino en la Copa Argentina le está sentando bien a Sosa. Porque lo del miércoles en Córdoba fue un aporte quizá no determinante, pero sí de gran ayuda. Se suma a lo que venía de hacer en los 16avos de final ante Atlético de Rafaela, cuando en cancha de Unión adquirió un enorme protagonismo en la instancia de los penales, en medio de aquella divertida historia del papelito con el chico alcanzapelotas.

¿Fueron dos equipos en un mismo partido?

Sí. En el primer tiempo hicimos el partido que planteamos y fue en el que casualmente vinieron los goles. Después lo del segundo tiempo fue distinto. Pecamos un poco por esa diferencia que teníamos a favor, retrocedimos en el campo, entregamos la pelota y defendimos muy cerca de nuestro arco. A la hora de defendernos lo hicimos bien también, pero hubiésemos preferido hacer un segundo tiempo como el primero.

Defensivamente se hizo lo que se pudo. Da la impresión de que cuando pierden la pelota se confunden bastante.

Sí, seguro. En el largo proceso que llevamos desde que está el Chacho, lo que mejor hace este equipo es defenderse con la pelota y cuando se la entregamos al rival nos convierte en un equipo incómodo dentro de la cancha. Por suerte pudimos defender la victoria, en algunos casos con algo de fortuna porque los palos nos salvaron. Fue un paso justo a semifinales.

El Chacho les tiró los laureles a ustedes. Más allá de quién tenga mayor implicancia en esto vuelven a ser protagonistas de un torneo.

Es verdad. Hablar hoy del torneo local, cuando el campeón de decide recién en junio de 2017, es apresurado. Es importante en este semestre la Copa Argentina. No estamos solos en esto, sino que siempre hubo grandes equipos abocados a lograr este objetivo. Que sigamos en pie y peleando para alcanzar la meta es algo que nos deja muy contento.

Salazar y Villagra, tocados

Cristian Villagra y Víctor Salazar terminaron el partido del miércoles ante Boca con molestias musculares, aunque no serían de gravedad. Si Coudet decide ponerlos el domingo contra Independiente estarían en condiciones de estar. Quizás el más complicado es Giovani Lo Celso, quien tiene una sobrecarga en el aductor.

Comentarios