Edición Impresa
Jueves 16 de Julio de 2015

Prueba en vivo para 911

La entrevista a Gerardo Chaumont, secretario de Seguridad de la provincia, transcurría normalmente, con el funcionario tratando de responder sobre la inseguridad.

La entrevista a Gerardo Chaumont, secretario de Seguridad de la provincia, transcurría normalmente, con el funcionario tratando de responder sobre uno de los temas que más preocupa a la población y fue eje de la última campaña electoral en las elecciones provinciales: la inseguridad y el tenor de la gente a ser víctima de un delito. Chaumont se esforzaba por mostrar los índices de un leve descenso de la criminalidad en la ciudad y en afirmar que la situación tiende a mejorar. No muy conformes con las respuestas, los periodistas comenzaron a indagarlo sobre el funcionamiento del teléfono 911, destinado especialmente a las emergencias. Ante algunas quejas por demoras en ser atendidos, Chaumont desafió al aire a los periodistas a llamar, varios al mismo tiempo, al 911 y verificar si había demora en la atención de la operadora. Así lo hicieron y el funcionario salió airoso porque todos los llamados fue atendidos inmediatamente. Lo que no se puedo comprobar es si una vez contactado el 911, el envío del móvil policial es inmediato. Habrá que hacer otra prueba en vivo para determinarlo. 

Evitable caos de tránsito en el centro

Bocinazos, insultos y mal humor generalizado se verificó ayer a la mañana en el microcentro de la ciudad. Esta vez, el embotellamiento no se produjo por un excesivo número de vehículos ni por ninguna protesta social o sindical que cortara el tránsito por alguna demanda sectorial. Fueron la acumulación de dos situaciones distintas que fácilmente podrían haberse evitado o programado de distinta manera. En primer lugar, un  enorme camión de la  EPE estaba estacionado sobre calle Sarmiento entre San Lorenzo y Santa Fe y por su gran tamaño avanzaba hacia el medio de la calle, con lo que obligaba a los vehículos a pasar a muy baja velocidad. Algunos metros más adelante, ya en Sarmiento entre Santa Fe y Córdoba, dos móviles de la Policía Federal estaban estacionados a 45 grados para un operativo de control de rutina. ¿No hay un lugar más amplio en la ciudad para hacer el piquete policial? A todo esto, ningún inspector municipal estuvo disponible para ordenar el caos vehicular.

 

Comentarios