El Mundo
Domingo 28 de Agosto de 2016

Protesta antiislámica en la Puerta de Brandeburgo

Ultraderechistas escalaron el emblemático monumento de Berlín en rechazo a la política migratoria de Merkel.

Un reducido grupo de ultraderechistas alemanes escaló ayer la Puerta de Brandeburgo, en Berlín, para protestar contra la política de asilo implementada por el gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel. Unos 15 activistas, miembros del grupo Movimiento Identitario, al que los servicios secretos tiene bajo observación, escalaron sin previo aviso al monumento del corazón de Berlín y se manifestaron encima de él durante unos 50 minutos, informó un vocero de la policía alemana.

Los manifestantes descolgaron varias pancartas con lemas como "Fronteras seguras, futuro seguro", lanzaron petardos y ondearon una bandera de su colectivo, según testigos presenciales. El grupo explicó a través de su página en la red social Facebook que el objetivo de su acción era el día de puertas abiertas que celebra este fin de semana el gobierno alemán, que lleva este año como eslogan la frase "Migración e integración".

Desde la emblemática Puerta de Brandeburgo, los ultraderechistas gritaron consignas antiinmigración y afirmaron que los alemanes "se están convirtiendo en una minoría" debido a la llegada de numerosos refugiados y exhortaron a la población a tomar medidas contra la "islamización". Grupos de personas, al ver la acción del "Movimiento identitario" se dirigieron a los activistas con gritos como "¡Nazis fuera!". Varios agentes de policía escalaron al monumento berlinés y lograron hacer descender a los ultraderechistas, a quienes identificaron para poder iniciarles un proceso por alterar el orden público aunque no los detuvieron.

Una encuesta de este mes mostró un poco más de la mitad de los alemanes cree la política migratoria de la canciller Angela Merkel es mala. La inteligencia alemana indicó recientemente que vigila a Movimiento identitario, originario de Francia y activo en Alemania desde 2012, por sus intentos por subvertir el orden democrático.

Desde que el año pasado, Merkel implementara por algunos meses una política de puertas abiertas con los refugiados provenientes de Medio Oriente, grupos ultraderechistas han iniciado campañas en contra de esa decisión, con marchas, manifestaciones y algunas acciones violentas como el incendio de centros de asilo. El apoyo a los grupos antiinmigrantes ha aumentado y se espera que las formaciones nacionalistas y euroescépticos realicen una buena elección en as regionales de septiembre próximo en Berlín y el estado oriental de Mecklenburg-Vorpommern.

Comentarios