Policiales
Sábado 11 de Febrero de 2017

Prorrogaron la prisión a dos implicados en un fraude inmobiliario

Se trata del vendedor de autos Juan Roberto Aymo, quien seguirá tras las rejas hasta la realización del juicio oral; y de Jhonatan Zárate, quien seguirá gozando del beneficio de la prisión domiciliaria y sumará salidas laborales

Dos de los imputados en la "megacausa por fraude inmobiliario" que se conociera en octubre del año pasado y que involucra a empresarios y escribanos, seguirán cumpliendo prisión después de que la mañana de ayer la Justicia dispusiera en una audiencia pública prorrogar las medidas cautelares que pesan en su contra. Se trata del vendedor de autos Juan Roberto Aymo, quien seguirá tras las rejas hasta la realización del juicio oral; y de Jhonatan Zárate, quien seguirá gozando del beneficio de la prisión domiciliaria y sumará salidas laborales para trabajar en un criadero de perros.

   En tanto, en la misma audiencia se supo que la constructora Bauen Pilay se presentó como querellante al entender que fue estafada por el propio Aymo y su esposa, la también imputada Ramona Rodríguez (en prisión domiciliaria), y el juez admitió la solicitud sumándola a otras víctimas de la maniobra.

   En diciembre pasado la investigación de la megacausa fue avalada en términos generales por la Cámara Penal de Rosario, con lo que la mayoría de los delitos atribuidos al grupo de acusados resultó convalidado. No obstante , en relación a los delitos imputados al grupo hubo una modificación que favoreció a cinco acusados. Es que el camarista Daniel Fernando Acosta, del tribunal unipersonal que revisó lo actuado, dejó sin efecto el reproche por asociación ilícita contra el empresario bursátil Jorge Oneto, el ex propietario de concesionarias de autos Leandro "Lelo" Pérez y los escribanos Juan Bautista Alliau y Luis María Kurtzemann (h).

   Pero para los tres escribanos vinculados a las maniobras, es decir Alliau, Torres y Kurtzemann (h), el camarista agravó su conducta calificada por considerarlos funcionarios públicos.

   El caso investiga siete casos de compraventas de inmuebles despojados a sus dueños mediante poderes apócrifos y transferidos a fin de darles apariencia de legalidad. El 20 de octubre la jueza Mónica Lamperti dio curso a la denuncia de la Fiscalía y dictó prisiones preventivas con plazos diferenciados.

   Pero las defensas presentaron las apelaciones y algunas de esas prisiones fueron modificadas, morigeradas e incluso algunos de los implicados quedaron en libertad. En su respuesta a esas apelaciones, el camarista Daniel Acosta dijo: "Estamos ante una pluralidad de hechos verificados a lo largo de mucho tiempo con una misma modalidad comitiva y cierto nivel de organización. También debe sumarse cierta permanencia de protagonistas y cierto nivel de asignación de tareas. Es claro el rol asignado a Zárate y Rodríguez, quienes sólo son empleados como «testaferros». Y que Aymo y Torres probablemente tengan un rol de mayor relevancia", aseguró el camarista.

Comentarios