Edición Impresa
Sábado 28 de Noviembre de 2009

Proponen una mirada más pedagógica para el secundario

Docentes, pedagogos, investigadores y funcionarios acuerdan en que la escuela secundaria es el tema que gana la agenda educativa de los próximos años. También que hay que garantizar la obligatoriedad que marca la ley, con igualdad de condiciones de aprendizajes para todos los adolescentes. La cuestión fue analizada durante la conferencia "¿Qué cambios para la escuela secundaria en la Argentina?", organizada por el área de Educación de Flacso, hace una semana en Buenos Aires.

Docentes, pedagogos, investigadores y funcionarios acuerdan en que la escuela secundaria es el tema que gana la agenda educativa de los próximos años. También que hay que garantizar la obligatoriedad que marca la ley, con igualdad de condiciones de aprendizajes para todos los adolescentes. La cuestión fue analizada durante la conferencia "¿Qué cambios para la escuela secundaria en la Argentina?", organizada por el área de Educación de Flacso, hace una semana en Buenos Aires.

"Sobre la educación media hay muchas expectativas y también muchas fantasías", dijo entre sus primeras reflexiones la pedagoga Guillermina Tiramonti, una reconocida educadora. Junto a ella estuvieron en el panel, el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, la socióloga Claudia Jacinto, y el director de educación de Flacso, Carlos Skliar, quien coordinó las disertaciones.

Las expectativas y fantasías de las que habló Tiramonti fueron para poner en discusión esa "idea de pasado glorioso de la escuela media argentina" que "tienen muchos nostálgicos". Sin embargo, el planteo —con que coincidió el panel— pasó por recordar que esa escuela añorada no fue para todos, y en todo caso tuvo un carácter bastante elitista y selectivo. Igual Tiramonti optó por rescatar en esa mirada nostálgica "una identidad propia" que relaciona a la escuela con el progreso.

La educadora aludió además a las distintas dimensiones que hay que considerar para analizar la escuela media, en particular a la concepción de joven con que se piensan los cambios para el nivel. "No se trata de actualizar el currículo o cambiar una asignatura por otra. Están en discusión la formación escolar, que ahora no es amigable para albergar a los jóvenes", dijo.

Para Tiramonti una de las claves pasa por trabajar sobre "el vínculo entre docentes y alumnos". "Esto significa pensar más en soportes pedagógicos que psicológicos, de lo contrario —si se pone el acento en lo psicológico— pareciera que es el chico el que tiene siempre el problema", subrayó y agregó que "se trata de un déficit de enseñanza que hay que apuntalar".

Además recordó que hay que avanzar en "desnaturalizar la organización curricular histórica", pensando en "la construcción de espacios alternativos para los chicos".

A su turno la socióloga Claudia Jacinto llamó a pensar y buscar salidas a "la tensión que se genera entre calidad y retención" educativas. Más tarde puso el acento en lo que es su especialidad: la relación entre la escuela y el trabajo. Habló entonces de la "devaluación de las credenciales educativas", que no es otra cosa que poner en debate qué tan útil es el título del secundario a la hora de buscar trabajo. Jacinto concluyó sobre la necesidad de que las generaciones más vulnerables no vean defraudadas sus expectativas al ingresar al secundario obligatorio.

Comentarios