Edición Impresa
Miércoles 14 de Octubre de 2015

Promesa del fútbol guaraní

En Asunción cuentan que Bruno Valdez, compañero de zaga de Diego Lugano en Cerro Porteño, es una de las promesas más importantes del fútbol guaraní.

En Asunción cuentan que Bruno Valdez, compañero de zaga de Diego Lugano en Cerro Porteño, es una de las promesas más importantes del fútbol guaraní. Aseguran que es el reemplazante natural de Paulo Da Silva, una de las vacas sagradas de la selección albirroja que transita por la última etapa de su carrera. Dan como ejemplo, para explicar su jerarquía, que Ramón Díaz lo utiliza como marcador de punta porque sería un pecado tenerlo en el banco de suplentes. El martes a la noche Argentina le hizo sentir su falta de oficio contra la raya a pesar de que ya ha jugado muchas veces en esa posición. No obstante, Tevez, Lavezzi y hasta Emmanuel Mas lo hicieron trabajar a destajo, sobre todo en el primer tiempo y mostró algunas limitaciones típicas de un marcador central devenido en lateral. En el partido disputado en el Defensores del Chaco se notó que es un jugador muy rápido y ágil y lógicamente siempre tuvo la tendencia a cerrarse por su condición de zaguero central. Es una obviedad aclarar que también es un buen cabeceador, como todo futbolista guaraní que se precie de tal.
El hecho de que sea una de las apuestas del fútbol paraguayo puede chocarse de frente con la intención rojinegra de contratarlo por su elevada cotización.

Comentarios