Cartas de lectores
Lunes 28 de Noviembre de 2016

Programa de Reparación Histórica

Hace unos días concurrí a la Ansés (Sarmiento y Rioja) para solicitar asesoramiento frente a la dificultad de conseguir los servicios de un abogado que acepte las condiciones de contratación que ofrece Ansçes, con el objeto de homologar el "Acuerdo de Reparación". Los abogados que hasta ahora he contactado no aceptan patrocinarme en el trámite de homologación si no les abono un "importe extra" sumado a lo que Ansés les ofrece. En mi caso particular, hasta me han llegado a pedir como pago un haber completo para patrocinar mi convenio de reajuste. Pero la respuesta del empleado que me atendió en mesa de entrada fue por lo menos insólita. Me dijo simplemente: "Tiene que pagar, y no deje pasar demasiado tiempo porque el convenio se cae y además no posee retroactivo". Consideré como muy lamentable la respuesta de esta persona, no porque esté demasiado alejada de la realidad, sino porque se contradice con lo que la Ansés misma asegura en las entrevistas previas al inicio del trámite, en estos términos: "Este trámite no le va a costar nada al jubilado, puesto que el gasto de homologación correrá por cuenta de Ansés". En principio, reitero lo que le dije al empleado de mesa de entrada: "No estoy dispuesto a pagar un solo peso a ningún abogado para homologar el acuerdo". En todo caso prefiero desistir de este trámite, pues no se justifica pagar de mi bolsillo honorarios sin relación con el supuesto importe a reajustar. Creo que Ansés debería ofrecer un listado de abogados dispuestos a homologar el convenio para evitar que tengamos que andar buscando a ciegas un letrado que desee hacerlo en el marco propuesto por Ansés. Al respecto, el organismo nos informa que "los honorarios profesionales estarán a cargo de Ansés cumpliendo lo dispuesto en el artículo 6° del decreto 894/16, y abonará la suma de $1.141.60, más IVA en caso de corresponder. En el acuerdo, el abogado expresará su total conformidad, no teniendo nada más para reclamar. Para poder hacer efectivo el pago de los honorarios, el abogado deberá informar a Ansés a través de mi Ansés con Clave de la Seguridad Social, su Clave Bancaria Uniforme (CBU) y número de cuenta, donde se efectuará el pago". Sin embargo, algunos abogados refieren que "Ansés no respetó la ley de honorarios dictando una resolución interna inconstitucional". Cosa que realmente desconozco, es decir que no me consta el supuesto incumplimiento de Ansés respecto a la "ley de Honorarios", y no recuerdo que tal hecho haya tomado estado público. Creo que los diferentes colegios de abogados deberían reiterar el aviso, pues no parece haber tenido demasiada trascendencia y que haya llegado a nuestros oídos. Finalmente, como jubilado, quiero decir que por supuesto me alegré de la iniciativa del gobierno, conocida como "Programa de Reparación Histórica", porque apunta a corregir una gran injusticia. Pero por lo que veo, me parece que esta "reparación" va camino a transformarse en una nueva frustración, para un sector de la clase pasiva.

Hace unos días concurrí a la Ansés (Sarmiento y Rioja) para solicitar asesoramiento frente a la dificultad de conseguir los servicios de un abogado que acepte las condiciones de contratación que ofrece Ansçes, con el objeto de homologar el "Acuerdo de Reparación". Los abogados que hasta ahora he contactado no aceptan patrocinarme en el trámite de homologación si no les abono un "importe extra" sumado a lo que Ansés les ofrece. En mi caso particular, hasta me han llegado a pedir como pago un haber completo para patrocinar mi convenio de reajuste. Pero la respuesta del empleado que me atendió en mesa de entrada fue por lo menos insólita. Me dijo simplemente: "Tiene que pagar, y no deje pasar demasiado tiempo porque el convenio se cae y además no posee retroactivo". Consideré como muy lamentable la respuesta de esta persona, no porque esté demasiado alejada de la realidad, sino porque se contradice con lo que la Ansés misma asegura en las entrevistas previas al inicio del trámite, en estos términos: "Este trámite no le va a costar nada al jubilado, puesto que el gasto de homologación correrá por cuenta de Ansés". En principio, reitero lo que le dije al empleado de mesa de entrada: "No estoy dispuesto a pagar un solo peso a ningún abogado para homologar el acuerdo". En todo caso prefiero desistir de este trámite, pues no se justifica pagar de mi bolsillo honorarios sin relación con el supuesto importe a reajustar. Creo que Ansés debería ofrecer un listado de abogados dispuestos a homologar el convenio para evitar que tengamos que andar buscando a ciegas un letrado que desee hacerlo en el marco propuesto por Ansés. Al respecto, el organismo nos informa que "los honorarios profesionales estarán a cargo de Ansés cumpliendo lo dispuesto en el artículo 6° del decreto 894/16, y abonará la suma de $1.141.60, más IVA en caso de corresponder. En el acuerdo, el abogado expresará su total conformidad, no teniendo nada más para reclamar. Para poder hacer efectivo el pago de los honorarios, el abogado deberá informar a Ansés a través de mi Ansés con Clave de la Seguridad Social, su Clave Bancaria Uniforme (CBU) y número de cuenta, donde se efectuará el pago". Sin embargo, algunos abogados refieren que "Ansés no respetó la ley de honorarios dictando una resolución interna inconstitucional". Cosa que realmente desconozco, es decir que no me consta el supuesto incumplimiento de Ansés respecto a la "ley de Honorarios", y no recuerdo que tal hecho haya tomado estado público. Creo que los diferentes colegios de abogados deberían reiterar el aviso, pues no parece haber tenido demasiada trascendencia y que haya llegado a nuestros oídos. Finalmente, como jubilado, quiero decir que por supuesto me alegré de la iniciativa del gobierno, conocida como "Programa de Reparación Histórica", porque apunta a corregir una gran injusticia. Pero por lo que veo, me parece que esta "reparación" va camino a transformarse en una nueva frustración, para un sector de la clase pasiva.

Raúl Mario Ermoli

DNI 7.592.190


La filosofía

y los precios

Vivimos en el sinsentido (cosa absurda, ilógica e irracional) atrapados haciendo cosas sin querer hacerlas, sintiendo mucho temor al porvenir. No percibimos "el sinsentido", embotados inconscientes en actividades ordinarias de todo tipo, y confundidos por la rutina. Aceptamos seguir sin rumbo, repitiendo experiencias fallidas y traumatizantes, sin captar el modo de manipulación al que somos sometidos. Dejando la filosofía por un mundo más real y cotidiano, tratando de relacionarlo con la falta de sentido común, que por otro lado es el menos común de los sentidos. Me remito a una comparación de precios en negocios de Pichincha, mi barrio. Un cortado y una media luna varían entre 22 a 48 pesos, misma marca de café y mismo panadero; el precio de una igual fruta puede variar en un 50%. Una granjita cobra la manteca 40% más que otra de la cuadra siguiente. Un supermercado chino, de cada diez clientes que pasan por caja registra y entrega el obligatorio ticket sólo a dos. Para no insistir con los pequeños comerciantes, que desde ya ninguno factura su venta. En el supermercado Coto, un viernes, ofrecían para el fin de semana una rebaja general del 25%. Vamos el sábado viendo hacer una compra algo mayor a la planeada. Grande fue la sorpresa al percibir que los precios del día anterior habían sido modificados hacia arriba, en casos con un notable incremento. Indignado, pido hablar con un encargado quien amablemente, tratando de hacer explicable su inexplicable posición, me dice textual, muy suelto de cuerpo: "Si señor, Coto de lunes a viernes vende ofertas y sábado y domingo vende a precio de lista, de allí la diferencia que usted observa". Previo insulto, me retiré. Acudiendo a una realidad que nos desborda, hoy nada tiene lógica y todo es fruto del azar de unas fuerzas ciegas, caducas y contingentes, donde la manipulación resulta de un aceptado y disciplinado sinsentido.

Norberto Ivaldi


Un gracias

gigante

Quiero agradecer a la provincia de Santa Fe, que por medio del Hospital Centenario de Rosario asistieron de inmediato a mi hermana, Luisa Luque, ya que en la ciudad de Bella Vista, Corrientes, donde ella reside, no tuvieron compasión ni ética profesional. Gracias a Dios y a los profesionales de este hospital, mi hermana se está recuperando, porque si seguía allá con ese cuadro no se qué sería de ella. A todos, muchas gracias.

Marcela Luque


Chocar con la misma piedra

El Parlamento argentino está discutiendo la regulación de los alquileres, es decir que como es costumbre en nuestra Argentina decadente tomaremos nuevamente rumbo de colisión, no aprendemos nada. Hace más de medio siglo también se regularon por decreto los valores de locación, y como pasó recientemente con los servicios, se acumuló un atraso que resolverlo generaría un gran problema social. Ahora se intenta resolver el problema de los servicios con el llamado tarifazo, en aquel tiempo congelando los alquileres y la inflación llevó estos valores a cifras ridículas, por caso un mes igual a un kilo de asado en alquileres congelados por más de veinte años. No hubo forma de resolverlo, simplemente el tiempo lo fue diluyendo, incluyendo la venta al locatario del inmueble a precios de despojo. Las consecuencias de ese desatino todavía las sufre la sociedad porque los pequeños ahorristas que antes invertían en ladrillos para vivir de renta, como se decía, ahora compran dólares o propiedades en el exterior y la oferta para alquilar bajó drásticamente. Actualmente, mal que les pese a los nostálgicos ideológicos, la mayoría de los alquileres son bajos en relación al valor del bien locado y son menores al dos por ciento de renta anual. Resumiendo, al ahorrista que hasta ahora contribuía a la economía estimulando la construcción le conviene más invertir en bonos del Estado argentino que pagan más de cinco veces ese valor y están exentos de impuestos. Y eso es lo que va a ocurrir. Entre los dislates que esgrimen algunos promotores de esta violación del espíritu de nuestra Constitución que defiende la propiedad privada, es que la propiedad locada es un servicio social y como tal está sujeto al control estatal. En el fondo es como diría Catón "Delenda est la propiedad privada". Mi pregunta es que si es un bien social por qué paga impuestos a los bienes personales y por qué los alquileres pagan impuesto a las ganancias. El presidente de la Nación tiene la oportunidad histórica de mostrar que es un estadista y veta la ley, o la acepta y pasará a ser uno más de los demagogos mediocres que nos llevaron a esta decadencia que está claramente reflejada en el pensamiento mundial de que existen tres clases de países: los desarrollados, los no desarrollados y la Argentina.

Gerardo Orallo

DNI 6.008.474


Cuarenta años educando

Recientemente, la Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología (Aress) cumplió 40 años de labor ininterrumpida. La fundamos un 17 de noviembre de 1976, en plena dictadura militar. Comenzamos con un curso un poco antes de esa fecha convocado por la doctora Ana María Zeno (a dos meses de que asesinaran a su hija Amarú Luque, con muchos de nosotros echados de la Universidad o recién salidos de estar presos). El mismo se dictó en el Hospital Freyre, que hoy es Pami II. Luego, el 17 de noviembre le dimos su nombre y firmamos un acta fundacional. Su reglamentación estuvo para la misma fecha dos años después. Aress fue una brisa, un aire fresco, un poco de vida ante tanta muerte. Con dolor, con rabia y con mucha fe y vocación por lo que hacíamos empezamos a impartir educación sexual a profesionales, estudiantes y escuelas que se animaban a llamarnos. Sabíamos que lo que estábamos haciendo era enseñarle a la gente a cuidarse, a quererse y a disfrutar del sexo con responsabilidad. En una época de tanto horror y terror, en la que parecía que la vida no tenía valor y en la que se estaba en riesgo aun dentro de la propia casa, en la que el Estado no respetaba al ser humano, enseñábamos a respetarse a sí mismo y a los demás. En una época en la que había terribles torturas sexuales enseñábamos lo sagrado de nuestra genitalidad. Han pasado 40 años pero seguimos trabajando en Aress con el mismo entusiasmo y con los valores que nos inculcaron Esther Corona y Cecilia Cardinal de Martín en Cresalc (Comité de Educación Sexual para América Latina y el Caribe), lugar en el que nos formamos varios de sus miembros. Muchos ya no están, pero muchos también se han incorporado. Hoy Aress tiene casi 40 miembros, jóvenes comprometidos con la sexología, activos, contestatarios y con gran responsabilidad, que son los que seguirán llevando adelante aquella idea de Florencio Escardó de que: "La sexualidad es según como se la ejercite, puede ser algo que nos haga mucho daño o una fuente de alegría y plenitud". Los miembros de Aress saben que tienen la misión de hacer que ocurra esto último. Son excelentes profesionales que cumplen distintos roles de importancia en organizaciones de la ciudad (universidades, municipio, consultorios, hospitales, escuelas), donde desde sus distintos cargos continúan en la tarea de ser educadores de la comunidad. Felicidades por estos 40 años de trabajo y compromiso.

Mirta Granero

Socia fundadora y presidenta de Aress


El dueño

de la plaza

Escribo esta carta de lectores para contarles que vivimos en avenida Presidente Perón al 3300, y que hace poco se mudó un caballero al domicilio número 3309 y enrejó parte de la plaza y la vereda. Ya hemos realizado varias denuncias a la Municipalidad de Rosario pero no pasa nada. Además de eso, puso en su casa la dirección del edificio de al lado, o sea hay dos numeraciones iguales. Este señor se cree el dueño de la plaza.

DNI 12.521.390

Comentarios