Edición Impresa
Lunes 13 de Julio de 2009

Problemas endémicos

Como muchas otras ciudades, Rosario arrastra problemas endémicos que no quiere, no puede o no sabe resolver. Hay algunos que son sin duda complejos, de allí lo difícil de encontrarle una salida. Pero hay otros que realmente no se solucionan debido a la ineptitud y la desidia de los funcionarios a cargo. Apunto en este caso al ex predio de la Sociedad Rural, actualmente llamado con mucha generosidad “Predio Ferial Parque de la Independencia”, y que está en manos del gobierno municipal...  

Como muchas otras ciudades, Rosario arrastra problemas endémicos que no quiere, no puede o no sabe resolver. Hay algunos que son sin duda complejos, de allí lo difícil de encontrarle una salida. Pero hay otros que realmente no se solucionan debido a la ineptitud y la desidia de los funcionarios a cargo. Apunto en este caso al ex predio de la Sociedad Rural, actualmente llamado con mucha generosidad “Predio Ferial Parque de la Independencia”, y que está en manos del gobierno municipal.

La situación en la que se encuentra este “predio” es una verdadera vergüenza urbana en uno de los sitios turísticos más importantes de la ciudad y en el gran pulmón verde que tiene Rosario: el parque de la Independencia.

Parece increíble, pero hace 30 años atrás este lugar estaba en mucho mejor estado que ahora. Los históricos pabellones que datan de principios de siglo pasado se encontraban en perfectas condiciones y el predio contaba con uno de los restaurantes más importantes de la ciudad.

Hoy, en cambio, la mitad del predio (que se extiende en un total de 8,5 hectáreas) es utilizado como un virtual galpón a cielo abierto para guardar los colectivos de la empresa La Mixta (controlada por la propia Municipalidad), con surtidor de gasoil, taller mecánico y lavadero de unidades incluido. Y la otra mitad del espacio se alquila al mejor postor sin ningún criterio, aunque para ser sinceros en verdad hay una regla que se impone: mayoritariamente se instalan allí circos. Pero la verdadera constante en toda la extensión del lugar es el abandono. El muro perimetral está destruido en muchos sectores al igual que el alambrado, ante lo cual la vigilancia del predio es inexistentes. Los yuyos altos, las veredas rotas y la oscuridad por la noche son parte del paisaje, y la basura, escombros, edificios en mal estado, tanques con aceite de colectivos y descuido reina en todo el terreno junto a la jauría de perros que deambula por la zona. La fuente que algún funcionario tuvo la maravillosa idea de construir hace algunos en la esquina de Oroño y Dante Alighieri es el símbolo de los padecimientos que sufrió la ex Rural en las últimas décadas. Esa fuente nunca funcionó, nadie puede explicar para qué se hizo y lo concreto es que allí se acumula agua estancada de lluvia. Un verdadero parque de diversiones para el mosquito Aedes aegypti, el agente transmisor del dengue.

Hasta la Fiar (Feria Internacional de la Alimentación) huyó de este predio, ya que a partir de este año se mudó al Centro de Eventos Metropolitano (Shopping Alto Rosario). El propio intendente Miguel Lifschitz remarcó en su momento la importancia de trasladarla a ese complejo, ya que "representa un lugar con mejor infraestructura que nos permitirá realizar una feria de otra calidad".

Hace años que la Municipalidad viene promocionando la reconversión de la ex Rural anunciando ambiciosos proyectos e inversiones millonarias. Pero las licitaciones para concesionar este predio, el espacio más importante de la ciudad para la realización de ferias de características masivas, han terminado hasta ahora en rotundos fracasos.

Mientras la ciudad sigue esperando ese ambicioso “Predio Ferial Parque de la Independencia”, que nunca se concreta, al menos la Municipalidad podría mantener el lugar en condiciones y utilizarlo de manera más criteriosa.

Comentarios