Policiales
Miércoles 17 de Agosto de 2016

Prisión preventiva para el acusado de un homicidio

El 3 de marzo pasado Martín Aguirre, de 19 años, fue asesinado desde un auto recibió al menos diez disparos mientras caminaba en la penumbra de una calle del barrio La Cerámica.

El 3 de marzo pasado Martín Aguirre, de 19 años, fue asesinado desde un auto recibió al menos diez disparos mientras caminaba en la penumbra de una calle del barrio La Cerámica. Después de cinco meses, un joven florista de 22 años que llegó herido de bala el sábado al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria fue acusado como coautor de ese homicidio. Aunque se declaró inocente, un juez hizo lugar a la calificación legal que escogió la fiscalía y le dictó la prisión preventiva por 24 días, plazo durante el cual se deberá profundizar la pesquisa y reunir más evidencias para sostener la acusación.

Jesús L., de 22 años, llegó el sábado pasado al Hospital Eva Perón con al menos cuatro heridas de bala en el tórax, las piernas y un brazo. Según trascendió, estuvo mezclado en una balacera ocurrida en Luzarriaga al 2400, en Nuevo Alberdi.

Por un crimen. Cuando la policía comenzó a realizar averiguaciones sobre ese incidente, constató que el joven atacado estaba mencionado en el homicidio de Martín Aguirre, ocurrido la noche del 3 de marzo pasado cerca de las 21.30.

Aquella noche Martín circulaba en su moto Honda Tornado por calle Yrigoyen al 1500 y se le puso a la par un Chevrolet Astra o Corsa, negro o verde, desde donde uno de sus ocupantes le disparó una ráfaga de proyectiles.

El joven murió casi en el acto al recibir diez proyectiles. El motivo de la agresión fue una incógnita. Sin embargo, los familiares de la víctima que observaron el hecho señalaron que Jesús L. era uno de los ocupantes del vehículo de donde partió la agresión.

La pesquisa determinó que hubo antecedentes de rencillas previas entre familiares del ahora acusado y un hermano del chico asesinado. Otras versiones indicaron que Martín formaba parte de una banda conocida como "Los 90", que solía enfrentarse con otra de barrio Industrial. Pero nadie se animó a asegurar que el homicidio fuera consecuencia de esos conflictos.

Bajo custodia. Lo cierto es que Jesús L. estuvo con custodia policial en hospital Alberdi. Desde allí fue trasladado a Tribunales, donde el fiscal Ademar Bianchini le imputó la coautoría del homicidio. La acusación se sustentó principalmente en los dichos de familiares de la víctima que lo habrían reconocido.

Pero el imputado se declaró inocente ante el juez Javier Beltramone. Dijo que tiene un trabajo estable, que siempre estuvo en su casa, que carece de antecedentes penales y que tampoco utiliza ni tiene armas de fuego.

No obstante reconoció que tuvo un entredicho con un hermano de Aguirre, pero que lo solucionaron a "mano limpia" en una pelea a golpes de puño. Al cuestionar la acusación, el abogado defensor Eduardo Sosa habló de"orfandad" de evidencia contra su cliente.

"No se sabe bien si el auto era un Chevrolet Corsa o Asta, negro o verde. Además era robado. Cuando se verificó el dominio y se identificó al dueño dijo que el auto había sido quemado", argumentó Sosa al solicitar la libertad de Jesús.

Igualmente el juez Beltramone hizo lugar a la figura legal escogida por el fiscal y decidió imputar a Jesús L., como coautor de homicidio agravado por uso de arma de fuego, en concurso real con portación ilegal de arma de guerra. Y ordenó su prisión preventiva por 24 días mientras el fiscal profundiza su hipótesis del caso y reúne más evidencias.

Comentarios