Policiales
Jueves 10 de Noviembre de 2016

Prisión preventiva para el acusado de matar a un joven hace 5 meses

Es un repartidor de pizzas de 29 años al que le imputan el homicidio de Brian Omar Díaz en el marco de viejas diferencias barriales

"¡Mamá!". Esa fue la última palabra que gritó Brian Omar Díaz, de 19 años, cuando hablaba por teléfono con su progenitora. Fue casi al mismo tiempo que un hombre que había bajado de un auto le disparaba varios balazos mortales. Por ese hecho, ayer a la mañana un repartidor de pizzas de 29 años fue imputado como autor del crimen ocurrido cinco meses atrás en un cruce de barrio Godoy. Fernando Alberto "Totín" A. fue detenido el lunes y ayer la jueza penal Irma Bilotta le dictó la prisión preventiva por 30 días.

"Totín" fue apresado en Bloomberg y Palestina el lunes a la noche por agentes del área de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) al mando del subcomisario Diego Sánchez en el fin de un seguimiento que se hizo a partir de "información de calle".

Cuatro tiros. Según la reconstrucción del hecho realizada por la fiscal Marisol Fabbro, cerca de las 20.45 del 1º de junio pasado Díaz estaba en Deán Funes y Méndez con dos amigos cuando un Renault Megane color verde paró la marcha. Enseguida un hombre que iba como acompañante descendió del vehículo y se encaminó hacia donde Díaz estaba. Entonces, sin diálogo previo, el recién llegado le disparó "tres o cuatro balazos" que le perforaron el torso y el abdomen y le provocaron la muerte veinte minutos después en el Hospital de Emergencias. "Los médicos explicaron que la víctima murió mientras lo operaban", señaló la responsable de la acusación. Tras el ataque, el agresor se subió al Renault Megane y escapó.

Fabbro le atribuyó a Fernando A. los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de guerra. Entre las evidencias exhibidas por la fiscal estuvieron las declaraciones de los padres de la víctima. La pareja relató los conflictos que tuvo Brian con Totín cuando vivían en el barrio Nuevo Alberdi. Todo se inició, según los familiares, a raíz de un incidente menor. "Díaz estaba en la puerta de su casa discutiendo con la mujer cuando pasó la esposa de Totín y los miró. Entonces el hombre la increpó diciéndole «¿qué mirás?». Esto provocó el enojo de Totín que le recriminó a Brian "porque le había faltado el respeto a su mujer".

Esa discusión fue el prólogo de una sucesión de hechos violentos que terminaron con la muerte de Díaz. Primero Totín llegó en un caballo a la casa de Brian y lo amenazó con un arma, pero el joven alcanzó a escapar. Algunos días después, según relató la fiscal, Totín le disparó cuatro balazos a Díaz cuando estaba a una cuadra de su casa pero ninguno de los impactos alcanzó a la víctima. Poco después Díaz apuñaló a Totín en el desenlace de una pelea y luego de ese suceso la víctima se mudó a barrio Godoy en lo que fue la antesala del crimen.

Un ataque previo. La responsable de la acusación también refirió los dichos de Gisella A., una joven que estaba con Díaz cuando recibió los balazos fatales. "Brian estaba apoyado sobre una Trafic cuando se bajó de un auto con vidrios polarizados un muchacho de baja estatura y gordito y sin decirle nada le tiró. Lo levanté y me dijo que «le dolía mucho la panza». Después lo llevamos con un vecino al Heca".

Gisella contó que Brian se había "agarrado a las piñas con un chico de barrio Nuevo Alberdi porque le decía cosas a su novia y que él lo había apuñalado". Eso ocurrió el 15 de abril pasado y Fernando A. estuvo internado en el Policlínico Eva Perón por una puñalada que le atravesó el abdomen. "No lo denunció porque estaba buscando venganza", afirmó Fabbro.

A su turno Ignacio Carbone, defensor de Fernando Alberto A., afirmó que ningún testigo ubicó a su cliente en la escena del crimen. En su réplica el letrado afirmó que la Policía de Investigaciones (PDI) indicó que a su cliente "lo conocen como Nano, porque Totín no es su apodo".

Otra cuestión que cuestionó Carbone fue la orden de detención de Fernando A. "No tiene fecha y está a nombre de un tal Aguilar, alias «Toti»". La fiscal Fabbro le respondió indicando que Aguilar es el apellido de la ex pareja del muchacho imputado.

Comentarios