Policiales
Viernes 03 de Junio de 2016

Prisión preventiva a dos hermanos por robar en autos estacionados

Habían sido detenidos el martes junto a otros dos hombres, padre e hijo, que recibieron el beneficio de la prisión condicional

Con sus antecedentes penales como lastre, dos hermanos detenidos el martes por integrar una banda que desvalijaba autos estacionados seguirán en prisión preventiva por un mes, mientras que a otros dos acusados —padre e hijo— les otorgaron la libertad tras el pago de una fianza de 10 mil pesos cada uno. Fueron acusados de cuatro robos a vehículos estacionados en la zona de Puerto Norte, aunque sólo en uno se alegó el uso de un inhibidor de señal.

Ese fue el resultado de la audiencia imputativa a la que fueron sometidos ayer. A la contundencia del secuestro en allanamientos a sus viviendas (una interminable lista de objetos que el fiscal Aníbal Vescovo enumeró uno a uno) el juez Alejandro Negroni pidió sumar otras pruebas que apuntalen la calificación penal. Es que los acusados están imputados como autores de esos robos en vehículos y, según sus defensores, el sólo hecho de que tuvieran los bienes en su poder no demuestra que los hayan sustraído.

Inmutables. Andrés Leonardo F., de 45 años, su hijo Luciano, de 22, Matías Nicolás S., de 35 ,y su hermano Gastón S., de 37, escucharon inmutables la extensa audiencia en la que se negaron a declarar. Quedaron acusados como autores de tres hechos de robo agravado.

A los hermanos S., sobrinos de un hombre apodado "Pepón" e investigado por narcotráfico, además les atribuyeron la tenencia de material explosivo por las municiones calibre 9 milímetros y 32 halladas en su casa de 25 de Mayo al 5300. Allí, además, se hallaron valijas, raquetas, cámaras de fotos, notebooks, bolsos, valijas, palos para selfies, y equipos de GPS. Mientras que en la casa de los F., en French al 5300, se recuperaron reposeras, sillones, varias mochilas, celulares, bolsos y equipos de audio.

Los hechos. El fiscal le atribuyó al grupo un robo del 3 de mayo pasado a las 13.30 frente a los silos Davis, en Illia y Santiago. Allí, de un Mercedes Benz gris, sustrajeron un GPS, una notebook, un maletín y un bolso. Se presume que usaron un inhibidor del cierre automático porque el vehículo no estaba violentado. El juez pidió que este detalle se compruebe porque de lo contrario el delito sería sólo un hurto.

Otro hecho fue el 5 de mayo frente al hotel de Puerto Norte, en Cándido Carballo al 300. Leandro G. dejó su VW Amarok estacionada y desde su habitación vio cómo un hombre destrozaba el vidrio trasero para sustraer una valija violeta y un bolso azul. El asaltante huyó en un Chevrolet Aveo con vidrios polarizados del que anotó la patente.

Con este dato la Policía de Investigaciones llegó a los detenidos, ya que el auto estaba nombre de Luciano G. Y el de su padre era un nombre conocido por sus antecedentes en el viejo sistema penal. Un tercer hecho que les endilgan fue el 28 de abril en Almafuerte y Pedro Tuella. Entre las 17 y las 20, una ventanilla de un Peugeot 308 fue destrozada y del interior sustrajeron una rueda auxiliar, cuatro parlantes, un kit de seguridad, un portafolios, 550 dólares y una computadora Apple con un sistema de rastreo. A las 20.30 fue encendida y rápidamente apagada en Pinedo entre Bahía Blanca e Iguazú, es decir, la cuadra de los S.

Por último, sólo F. padre y Matías S. sumaron una causa por robo simple en tentativa. Es que el 26 de marzo de 2015, a las 13.50, la policía los descubrió intentando sustraer elementos de un Fiat Fiorino. Tras ello subieron a una Partner estacionada en doble fila y los apresaron luego de una persecución.

Hombres con pasado. Al momento de reclamar la prisión preventiva para todos, Vescovo aludió al historial delictivo con que cargan todos menos Luciano F., que no tiene antecedentes. Matías S. registra una condena a 5 meses de prisión de mayo de 2009 por un robo en tentativa. Andrés F., una condena condicional por robo de 1999 y una causa en trámite en el nuevo sistema. Gastón S., una condena condicional de 2003, una causa en trámite del juzgado de Sentencia 5 por robo y una reciente condena a 3 años de prisión en un juicio abreviado.

El defensor Juan Ubiedo, por los hermanos S., remarcó que sus clientes "no están demostrados como autores, ni siquiera como partícipes" porque el resultado de los allanamientos no supone un "nexo de causalidad" con los robos. De manera similar se expresó Amílcar Bernardi por los F.

Al disponer las cautelares el juez analizó caso por caso. A Matías S. le dictó la prisión preventiva por 30 días ante porque sus antecedentes le impiden acceder a una pena condicional. Con un razonamiento similar aplicó la misma medida para el hermano. En cuanto a Luciano F. el análisis fue otro porque nada le impide acceder a una pena condicional y como trabaja en la reparación de equipos de refrigeración, estudia para martillero público y realiza un curso de piloto, el juez dedujo que puede afrontar una fianza de 10 mil pesos. Bajo esa condición le otorgó, de oficio, la libertad. Respecto del padre, evaluó que el tiempo que pasó desde su condena le permite acceder a una nueva sanción en suspenso. Adoptó la misma medida.

Por último, analizó que si bien los allanamientos son incriminantes, no es descabellada la figura de encubrimiento por tener en su poder cosas robadas. Por eso señaló que la fiscalía tiene "un trabajo por delante" para ajustar la imputación, que será revisada en treinta días.

Comentarios